Menú principal

Warning: Parameter 1 to modMainMenuHelper::buildXML() expected to be a reference, value given in C:\Inetpub\vhosts\gemosclera.org\httpdocs\libraries\joomla\cache\handler\callback.php on line 99

Recursos

Warning: Parameter 1 to modMainMenuHelper::buildXML() expected to be a reference, value given in C:\Inetpub\vhosts\gemosclera.org\httpdocs\libraries\joomla\cache\handler\callback.php on line 99

Conceptos básicos

Warning: Parameter 1 to modMainMenuHelper::buildXML() expected to be a reference, value given in C:\Inetpub\vhosts\gemosclera.org\httpdocs\libraries\joomla\cache\handler\callback.php on line 99

Actividades de verano en el P.N. de las Lagunas de Ruidera

Difusión del conocimiento - Jornadas interpretación Lagunas de Ruidera 2012

La primavera ha acabado, después de una dura e intensa actividad en las Cuevas de San Martín y en el Lago de Sanabria (Zamora), nos hemos acercado a una de nuestras zonas preferidas para ver cómo va evolucionando y comprobar cómo está soportando el verano, el P.N. de las Lagunas de Ruidera. Después de dos visitas, el 7 y el 21 de julio, las sensaciones son buenas, por un lado hemos podido comprobar que, a pesar de que el nivel de agua ha bajado bastante, las lagunas presentan buen aspecto, y por otro lado hemos podido conocer a miembros del SEPRONA y de los GEAS con los que esperamos colaborar el invierno que viene.

Preparándonos para entrar en el agua reduciendo impactos

El sábado 7 de julio visitamos la zona conocida como la Isla en la laguna Colgada. Llegamos temprano para poder entrar al agua tranquilos y evitar aglomeraciones. Sin embargo, ya preparados, justo antes de comenzar la inmersión, apareció una pareja del SEPRONA, con la que charlamos animadamente, tardando un rato en entrar al agua.

Bajo la misma pudimos ver cómo los black bass ya han abandonado sus nidos, mientras que los machos de percasoles siguen cuidando los suyos. En la siguiente imagen se muestra un nido de black bass ya abandonado.

La inmersión transcurrió de forma tranquila y agradable. Bajamos buscando la máxima profundidad, 16 metros, para observar la estratificación y ver cómo se encontraba la laguna en esta zona. Pudimos comprobar que ya se encontraba claramente estratificada aunque no había gran diferencia de visibilidad entre la capa superior y la inferior. No obstante, la diferencia de temperatura ya era clara. Pasados unos minutos donde seguimos con rumbo norte pudimos observar gran cantidad de alevines de pez fraile, hecho que nos alegró, aunque desgraciadamente estaban rodeados de cientos de cangrejos americanos que parecen haberse adueñado de esta zona.

Pasada media hora fuimos invirtiendo poco a poco el rumbo mientras volvíamos a cotas superiores. En esta zona la laguna se encontraba en condiciones similares y pudimos disfrutar de un ascenso con unos paisajes muy interesantes donde las praderas de carofíceas del género Chara y bancos de alburnos y otros ciprínidos nos acompañaban.

Las praderas de carofíceas en los alrededores de la Isla son espectacurales

Llegados a los 5 metros decidimos dar la vuelta a la isla y salir por las rocas que tiene en el margen sur. Dado que la profundidad no es grande y que la luz penetra intensamente se trata de una zona espectacular, donde algunos percasoles todavía cuidaban sus puestas mientras los “black bass” merodeaban entre ellos dispuestos a comerse al que se descuidase.

Al final salimos por las rocas comprobando cómo durante los 120 minutos que había durado la inmersión, la zona se había llenado de visitantes con sus toallas, sombrillas y mesas. Curiosamente es el mismo lugar donde se pueden observar garzas y aguiluchos laguneros en invierno.

Los fondos en la zona de rocas que hay en la Isla mantienen una buena población de Potomidas

El sábado pasado, el día 21, con la experiencia de la visita anterior, directamente decidimos visitar una laguna con menos gente. Por eso nos fuimos a la Tinaja, una laguna con tres vasos y tres entornos diferenes que ha sufrido mucho estos dos últimos años. El cuantioso caudal recibido hace dos inviernos dejó sus fondos totalmente pelados. Y aunque el año pasado todavía no se había recuperado, decidimos volver para comprobar su evolución.

Nada más llegar pudimos observar que la fracción de suelo cubierto en las cotas superiores era apreciablemente mayor. Decidimos visitar los dos vasos más septentrionales y así poder comprobar hasta qué profundidad han crecido las charas.

Nada más entrar encontramos una laguna con buena visibilidad y escaso perifiton sobre las charas. Como hacemos casi siempre, decidimos bajar a observar la catena, la estratificación y la visibilidad. Sin embargo, y a pesar de estar en la segunda mitad de julio, nos encontramos que no tenía estratificación y que la temperatura sólo bajaba de los 21ºC en superficie a los 20ºC a 13 metros.

Durante toda la inmersión estuvimos acompañados por bancos de ciprínidos y de percasoles. También tuvimos la visita de carpas con un tamaño considerable y que se dedicaban a hozar en los fondos, hecho que sin duda ayuda a bajar la visibilidad por resuspender nutrientes que aprovecharán las algas microscópicas.

El hecho más singular de esta visita fue que el tercer vaso, y que históricamente estaba siempre en peores condiciones, se encontraba muy bien. Las charas llegan casi hasta el fondo, la visibilidad era muy buena y la vida parece haber resurgido con más fuerza.

Los fondos en el tercer vaso de la Tinaja no tienen nada que envidiar a los de la Isla en la Colgada

Pasados 40 minutos de inmersión decidimos buscar el collado que separa ambos vasos y la decisión ni pudo ser mejor ya que esta zona, con unos escasos 4 metros nos dió un paisaje espectacular, lleno de náyades y praderas de diatomeas.

Detalle de los sifones inhalante, el inferior, y el exhalante, superior, de un Unio delphinus del collado que hay entre los vasos más septentrionales

Al final saltamos al segundo vaso, rodeándolo por completo, pudiendo observar que todavía le quedan 6 metros por recuperar sus fondos ya que están aún pelados.

Ya que se nos echaba la hora encima decidimos salir trás casi 110 minutos bajo las aguas, habiendo disfrutado de una de las mejores inmersiones que hemos hecho en este parque, y eso que llevamos diez años viniendo con frecuencia.

Siempre hay basura que recoger como una caña de pescar. Aunque a veces no esta tan claro que es basura y que un elemento cultural a proteger. ¿Sera este el caso?

Abandonamos el Parque hasta después del verano, en el que aprovecharemos para planificar todo lo que hemos pensado realizar en el mismo durante el invierno que viene.

Atentamente,
Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación.