Menú principal

Warning: Parameter 1 to modMainMenuHelper::buildXML() expected to be a reference, value given in C:\Inetpub\vhosts\gemosclera.org\httpdocs\libraries\joomla\cache\handler\callback.php on line 99

Recursos

Warning: Parameter 1 to modMainMenuHelper::buildXML() expected to be a reference, value given in C:\Inetpub\vhosts\gemosclera.org\httpdocs\libraries\joomla\cache\handler\callback.php on line 99

Conceptos básicos

Warning: Parameter 1 to modMainMenuHelper::buildXML() expected to be a reference, value given in C:\Inetpub\vhosts\gemosclera.org\httpdocs\libraries\joomla\cache\handler\callback.php on line 99

Actividad en la Isla de las Moras (Lago de Sanabria)

Campañas - Muestreo de esféridos lago de Villachica (Zamora)

El viernes 28 de junio, como broche final a las jornadas exprimidas en el P.N. del Lago de Sanabria, realizamos una inmersión en el Mare Lacum, en la Isla de las Moras

Cuenta la Historia o más bien la leyenda que a mediados del S.XV uno de los condes de la Casa de Pimentel, el mismo que ordenó la construcción del castillo de Puebla de Sanabria, levantó en este islote un rico palacete que pasaría con el tiempo a pertenecer a los monjes de San Martín.

Miembro de Gemosclera analizando un resto

El último de los tres días pasados en este Parque Natural, habíamos planificado una inmersión en la zona del Peñón del Castro, con el objetivo de rodear buceando la Isla de las Moras, un pequeño islote situado muy cerca de tierra en la zona del lago más próxima a Ribadelago Viejo.

Era la primera vez que accedíamos al lago por esta zona, pero contábamos con la ayuda de José Manuel Juarez, agente medioambiental del Parque y amigo que nos acompañó y ayudó en el porteo de ida al punto de partida de la inmersión.

Ejemplar de Natrix Maura

El día, aún no excesivamente caluroso nos acompañaba, pudiendo disfrutar de bonitos contraluces al principio de la inmersión. Decidimos acercarnos al islote por el istmo que lo une con la orilla del lago, disfrutando nada más sumergirnos de la presencia de una culebra viperina, un bonito ejemplar de Natrix Maura, y de un pequeño pecio próximo a la orilla.

Restos de un pequeño pecio

Miembro de Gemosclera realizando fotografías

Cuenta la leyenda que muy a finales de la Edad Media el conde de Benavente, del linaje de los Pimentel, levantó en este islote un rico palacete que utilizaba para sus correrías y para descansar en sus jornadas de caza, entrando en conflicto con los monjes del cercano monasterio de San Martín de Castañeda. La leyenda ha perdurado en la memoria popular y, cierta o no, la zona presenta multitud de restos de alguna antigua construcción. Pudimos observar muchos restos de madera con evidentes signos antrópicos esparcidos por el fondo alrededor de la isla.

Resto de madera trabajada

Espectaculares vigas de madera, algunas de un tamaño considerable, se esparcen por el suelo o se encuentran sobresaliendo del talud

Vigas de madera

Restos de una viga

Viga de madera de gran tamaño

Durante más de una hora, disfrutamos de una inmersión que nos sumergió, más que en el agua de este Mare Lacum, en la leyenda del conde, los frailes y los antiguos sanabreses.

Restos de una viga en el fondo del lago

La Casica, como se conocía este palacete entre los habitantes del pueblo, generó conflictos entre los Pimentel y los monjes, y cuenta la leyenda que en una tormenta el conde se asustó y vió en las altas olas del lago un castigo divino por sus pleitos con la Iglesia, decidiendo en ese momento donar la isla con el palacete al monasterio. Los empleados, enfadados con la decisión, prendieron fuego al palacio. Cierta o no, por el fondo del lago se esparcen muchos restos de madera con signos de haber sido quemada.

Además de madera, en la zona se pueden observar muchos restos de grandes bloques de piedra trabajada amontonados en el fondo y que nos entretuvimos en fotografiar.

Bloques de piedra trabajados

Miembro de Gemosclera fotografiando restos

Uno de los restos que llamó nuestra atención fueron dos planchas de madera colocadas en el fondo con evidentes signos de la mano del hombre

Planchas de madera trabajada

Restos de madera junto a hozadas de peces

Detalle de madera con signos antrópicos

La zona presenta además tejas esparcidas por el fondo y que sirven de refugio a los peces.

Restos una teja

Restos de una teja

Detalle de una teja

Decidimos dar por finalizada esta bonita inmersión y estos días pasados en este Parque Natural en los que hemos tenido la suerte de contar de nuevo con la ayuda y la presencia de Aitor, colaborador habitual de Gemosclera en la zona de Sanabria.

Miembro de Gemosclera

Aitor, colaborador habitual de Gemosclera

A finales de verano, cuando el calor y la carga estival se aplaque un poco, volveremos a la zona para continuar con nuestras actividades.

Atentamente,

Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación.