Actividad de Interpretación en el P.N. de las Lagunas de Ruidera

Difusión del conocimiento - Jornadas interpretación Lagunas de Ruidera 2014

El sábado 8 de marzo visitamos el P.N. de las Lagunas de Ruidera y lo hicimos sabiendo que después de tantas lluvias y ciclogénesis estaría hasta arriba de visitantes, situación que procuramos evitar, pero lo hicimos con un objetivo concreto, enseñarle a Miguel Boquete, amigo y colaborador gallego, uno de nuestros parajes preferidos.

Cascada en las Lagunas de Ruidera

Este fin de semana habíamos planificado acudir, como todos los años, al Encuentro franco-español que organiza el Club de Buceo La Burbuja Alegre de Zaragoza en Panticosa, pero este año está visto que todo se complica y tras varios intentos y aplazamientos, esta vez nos quedábamos en tierra con los coches cargados y con nuestro amigo de Vigo en Madrid con su equipo de buceo, así que decidimos arreglar la situación y aprovechar la coyuntura para enseñarle la zona de España en la que actualmente desarrollamos una parte significativa de nuestras actividades, el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera.

Víctor, Miguel y Daniel en la laguna Tinaja

Después de un invierno lluvioso y desagradable se presentaba el primer fin de semana con buen tiempo y con temperaturas altas, así que encontramos lo que se preveía, una gran afluencia de visitantes en el Parque. Por otro lado siempre es agradable bucear y visitar las lagunas acompañados del sol.

Entramos al Parque desde Ossa de Montiel con el objetivo de ir viendo las lagunas desde el principio, pero no tardamos mucho en decidirnos, el día era espectacular, paramos en la Laguna Conceja y en la Tomilla para que Miguel pudiese ver la parte alta del Parque, pero nos quedamos en la primera laguna en la que se permite el buceo, la Laguna Tinaja, una laguna que conocemos bien y que, con sus tres vasos, presenta las condiciones ideales para que Miguel pudiese hacerse una idea de la ecología de estos humedales.

Daniel y Miguel preparando los equipos

En las casi tres horas de camino ya fuimos contándole lo que íbamos a encontrar y cómo es el buceo en este tipo de lagunas, muy diferente al que se realiza en el mar. Mientras preparábamos los equipos planificamos los últimos detalles de la inmersión que íbamos a realizar.

 Víctor preparando su material de forma más sostenible gracias a la lona

Preparándose para la inmersión

Accedimos a la laguna por un punto de acceso debajo de unas casas construidas directamente sobre el travertino del margen derecho que no han dudado en atravesar, colocando incluso puertas en el mismo, con el fin de contar con paso directo de las casas a la lámina de agua.

Encontramos una laguna con bastante buena visibilidad que presentaba el agua aún mezclada aunque ya con leves diferencias de temperatura. Los grados de más que ya se pueden disfrutar permiten ver más peces que hace sólo unas semanas. Trás un par de encuentros con los siempre imponentes lucios, pudimos disfrutar de la visión de los autóctonos peces fraile, más difíciles de ver. Por otro lado en esta laguna no encontramos la invasión de cangrejo americano que sí sufren otras lagunas del Parque, como la Colgada.

Encuentro con un lucio

Lucio en la laguna Tinaja

Encuentro con un lucio

Observando un lucio muerto

Además de los evidentes valores naturales que presentan estas lagunas, no podemos olvidar los culturales asociados a este agua utilizada como motor de los antiguamente llamados artefactos, batanes que lamentablemente han desaparecido sin dejar rastro en la mayoría de las lagunas y molinos reconvertidos en el XIX en pequeñas centrales hidroeléctricas que fueron cayendo en desuso.

Madera incrustada en y fondos cubiertos por diatomeas

Durante algo más de una hora, que siempre se hace corta, recorrimos el tercer vaso de esta laguna, cubierta por espectaculares praderas de carofíceas que presentaban en esta jornada bonitos contraluces. Tal como hemos venido observando, encontramos parte de la laguna (margen derecho a escasa profundidad y en solana) con unas sociaciones de algas de los géneros Mougeotia y Spyrogira en forma de bola que cubren totalmente las charas, algas que cada vez son más grandes y que cubren más parte del fondo de la laguna.

Pradera de caroficeas

Pradera de carofíceas cubierta por las algas esféricas

Tras una agradable inmersión en la que fuimos mostrando a Miguel las singularidades de esta laguna y realizando fotografías, la dimos por finalizada.

Miembros de Gemosclera realizando fotografías

Miembros de Gemosclera en la Tinaja

Con el fin de mostrarle las diferentes condiciones que presentan en este Parque algunas lagunas, accedimos a la vecina San Pedro, para que pudiese ver con sus propios ojos lo que le habíamos explicado sobre el proceso de eutrofización antrópica y su efecto sobre la fragil ecología de estos entornos. Encontramos, con pocos metros de diferencia con la anterior que acabábamos de recorrer, una laguna turbia y sucia, siendo una de las pocas lagunas del Parque en la que se pueden observar sin embargo las cuatro especies de náyades con las que cuenta el mismo.

Náyade (Unio delphinus) en la laguna San Pedro

Realizamos una inmersión bastante más corta pero en la que conseguimos que Miguel comprendiese la dificultad de mantener el equilibrio en este entorno y la necesidad de llevar a cabo acciones concretas. Una vez recogidos los equipos decidimos subir al Cerro del Almorchón, punto desde el que poder observar en la superficie lo que habíamos visto debajo del agua y testigo de la presencia del hombre en este entorno a lo largo de la Historia.

Recogiendo los equipos

Después de comer algo en el Cerro del Almorchón, recorrimos el Parque con él, mostrándole los sitios más representativos y que trás las lluvias del invierno presentan imágenes espectaculares. Realizamos paradas en las cascadas provocadas entre las lagunas, disfrutando primero de las que presenta la barrera tobácea que separa la laguna Redondilla de la Lengua,en la que se puede observar hoy en día los restos de uno de los molinos más importantes que había en estos parajes en el S.XVIII, el Molino Nuevo.

Visitando la cascada de la Redondilla sobre la Lengua

El Molino Nuevo en la barrera de la Redondilla

Gemosclera en la laguna Lengua

Realizamos una seguna parada al final de la Laguna Lengua con el objetivo de disfrutar de otra de las cascadas más espectaculares, la que se produce sobre la Salvadora. Desgraciadamente también pudimos observar como se repite año tras año la misma visión, como a pesar estar protegidas por ley y de que hay muchos carteles indicando la prohibición de hacerlo, numerosas personas suben y pisotean las frágiles barreras, tal como mostramos en la siguiente fotografía.

Personas invadiendo una zona de especial protección

Cascada sobre la laguna Salvadora

Antes de abandonar el Parque y dar por finalizada esta agradable jornada entre amigos, visitamos el Hundimiento provocado por la rotura de la barrera de la Laguna del Rey el año 1.545, tras lo que emprendimos el camino de vuelta a casa.

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación