Actividades de interpretación en la laguna Santos Morcillo (P.N. de las Lagunas de Ruidera)

Difusión del conocimiento - Jornadas interpretación Lagunas de Ruidera 2015

Comenzamos las actividades después de las fiestas navideñas y lo hacemos de la mejor forma posible, en uno de nuestros parajes preferidos y en una laguna que no visitamos desde hace muchos años; los que ha estado cerrada al uso público tras detectarse, en 2007, varias fisuras y agrietamientos en sus orillas y en el fondo, la laguna Santos Morcillo, situada en la zona alta del Parque Natural de las Lagunas de Ruidera.

Laguna Colgada a -4º

Finalizado el año 2014, un año intenso de proyectos, decidimos empezar el año que comienza con una actividad interna de interpretación en el que posiblemente sea el lugar donde hemos desarrollado la mayor parte de nuestras actividades desde que Gemosclera no era más que una idea, el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera.

Situado en Castilla La Mancha, a caballo entre las provincias de Ciudad Real y Albacete, lucha, desde 1979, cuando fue declarado Parque natural por conservar su rico patrimonio, natural y cultural. Formado por un embalse, el de Peñarroya, situado a los pies del castillo, bastión de la Orden de San Juan de Jerusalén, y quince lagunas, la Blanca, Conceja, Tomilla, Tinaja, San Pedro, Redondilla, Lengua, Salvadora, Santos Morcillo, Batana, Colgada, del Rey, Cueva Morenilla, Coladilla y Cenagosa.

En esta ocasión decidimos acercarnos a visitar la laguna Santos Morcillo, aprovechando que, después de casi 8 años, se había vuelto a permitir el buceo en ella.

Vista general de la laguna Santos Morcillo a primera hora de la mañana

La laguna Santos Morcillo, situada entre la Salvadora y la Batana, ha sido conocida, a lo largo de la historia, por diferentes nombres; se la llamó Berrucosa, de Ibáñez, de la Playa o del Santo Amorcillo. Nombre, éste último, que nos remonta a una antigua leyenda de amor, que nos habla de un joven que partió a la guerra y de su enamorada que le lloró y esperó desconsolada en la orilla de esta laguna, que empezó a ser conocida como la laguna del Santo Amor primero, Santo Amorcillo después y, finalmente, Santos Morcillo.

Cascada entre la Salvadora y la Santos Morcillo en la que se observa la creación de toba

Es una de las lagunas altas, perteneciente a la localidad albacetense de Ossa Montiel, presenta forma arriñonada y una profundidad (14 metros) algo mayor que la de las dos con las que se comunica, Salvadora y Batana, de las que le separa sendas barreras tobácea que, como la mayoría de las de este Parque, ha sido también trepanada por el hombre en una época de molinos y batanes primero y centrales hidroeléctricas después.

Llegamos al Parque temprano, intentando, como hacemos habitualmente, adelantarnos a las visitas masivas que recibe este lugar, y más en un día que, tal como habían anunciado los pronósticos meteorológicos, iba a ser espectacular, alcanzándose a medio día una temperatura de hasta 17º en este mes de enero. Los -4º y la tranquilidad con los que nos recibió el Parque nos permitió disfrutar de unas lagunas espectaculares donde pudimos comprobar el efecto del viento frío sobre unas aguas algo menos frías, y que pudimos admirar mientras recorríamos el margen derecho de la laguna Colgada primero y Batana después.

Laguna Colgada a primera de la mañana con los carrizos en primer plano

Una vez en la Santos Morcillo y ante la presencia de algunos pescadores, decidimos acceder al agua por la zona más cercana a la barrera que la separa de la laguna Salvadora, por la que fluye el agua. Mientras preparábamos los equipos de buceo y las cámaras de fotografía y vídeo, planificamos los últimos detalles de las dos inmersiones que íbamos a realizar. Llegábamos con un doble objetivo con el que esperábamos recorrer gran parte de esta laguna; localizar en una primera inmersión la surgencia que la alimenta en su margen izquierdo, en la zona más cercana a la Salvadora, y visitar, en una segunda inmersión, la zona más próxima a la laguna Batana, en la que buscaríamos restos de la fisura que provocó el cierre a las actividades, pero sobre todo disfrutaríamos del paisaje subacuático que encierra la zona bajo la barrera que separa ambas lagunas.

Buceando en las Santos Morcillo

Equipados, accedimos a la laguna que nos recibió fría, aunque un poco más caliente de lo habitual y con sus agua mezclada a 9º, lo que no nos impidió hacer una primera inmersión de más de 1 hora en la que, atravesando la laguna hasta la orilla opuesta, disfrutando de las praderas de carofíceas que cubren casi totalmente el fondo, conseguimos nuestro objetivo, localizar la surgencia que alimenta de agua la laguna Santos Morcillo.

Fondos de la laguna repletos de carofíceas

Fondo de charas

Dedicamos un buen rato a examinar la zona de la surgencia, muy parecida a la que vimos hace unos meses en la laguna Colgada. No pudimos apreciar claramente, excepto en pequeñísimos puntos de aporte, cómo entra el agua, pero no por eso la zona es menos espectacular, sin vegetación, sin náyades y sin peces, aunque en esto más debía de influir la temperatura cercana a los 8º.

Llegamos a la zona de la surgencia

Surgencia

Surgencia

Antes de finalizar esta primera inmersión aún encontramos, en una zona desprovista de charas, una buena población de Unio delphinus, comprobando en los ejemplares juveniles que pudimos ver, que la especie tiene reclutamiento.

Unio delphinus

Fotografiando sin impactar

Finalizada la primera inmersión, nos dirigimos al punto de acceso desde el que habíamos planificado iniciar la segunda, el más cercano a la zona en la que, a comienzos de 2007, se observó por primera vez la aparición en las orillas y fondo lacustre de un conjunto de fisuras. La Delegación de Medio Ambiente de Ciudad Real, ante la aparición de esas grietas y en previsión de la rotura de la presa natural que separa las lagunas Santos Morcillo y Batana, algo que afectaría también a la Colgada, prohibió el acceso a la lámina de agua. Nada más localizar la zona pudimos observar que la grieta, tapada en algunas zonas con algo de sedimento, se encuentra allí.

Imagen de la fisura

Examinando la fisura

Examinada la grieta nos dirigimos a la zona objetivo de esta segunda inmersión, la barrera tobácea que separa esta laguna de la Batana y que no pudimos recorrer debido a un inesperado encuentro. Una tortuga de proporciones más que considerables que algún desaprensivo había hecho llegar a este humedal protegido, posiblemente una Apalone (Trionyx) ferox. Ante la evidencia de encontrarnos ante una especie exótica invasora decidimos dar por finalizada la inmersión y sacar del agua un animal tan voraz y tan perjudicial para la flora y fauna autóctona.

Barrera tobácea

Imagen de la barrera

Atrapando la tortuga

La tortuga debajo del agua

Una vez recogidos los equipos entregamos el animal al agente medioambiental que se encontraba de servicio en el Parque, quien, además de dar parte al Organismo gestor, lo trasladó al Centro de Recuperación El Chaparrillo. Por nuestra parte también hemos dado parte del hallazgo a la Asociación Herpetológica Española ya que tienen un grupo de seguimiento de invasoras que recibe aportaciones que incorpora a su base de datos y que actualmente se encuentra en pleno proceso de revisión del catálogo de especies exóticas.

Trionix

Tortuga EEI

Abandonamos el Parque un poco más tarde de lo previsto debido al encuentro de la Trionix, pero contentos por el deber cumplido y sobre todo por lo disfutado dentro y fuera del agua.

Buceando en Ruidera

En este año que comienza en el que celebramos el IV Centenario de la Segunda Parte del Quijote, no podemos, antes de acabar el primer artículo del año, más que recordar el fragmento de su capítulo 61 en el que se narra “De lo que le sucedió a don Quijote en la entrada de Barcelona, con otras cosas que tienen más de lo verdadero que de lo discreto”, cuando “Tendieron don Quijote y Sancho la vista por todas partes: vieron el mar, hasta entonces dellos no visto; parecióles espaciosísimo y largo, harto más que las lagunas de Ruidera, que en la Mancha habían visto”.

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación