Actividades en el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera (Albacete - Ciudad Real)

Difusión del conocimiento - Jornadas interpretación Lagunas de Ruidera 2015

El jueves 4 de junio, aprovechando el festivo regalado en la Comunidad de Madrid, nos dirigimos al Parque Natural de las Lagunas de Ruidera con un doble objetivo, el primero, y más importante, dar los últimos retoques al panel informativo sobre las náyades que habíamos dejado prácticamente instalado días antes y, por otro, bucear en alguna de las lagunas del tramo medio, después de haber visitado la del Rey, para valorar el estado del agua en esta época, cuando empieza el calor y la carga de visitantes aumenta.

Miembro de Gemosclera grabando vídeos en la laguna Tinaja

La jornada arrancó, como es habitual y más con calor, muy temprano en Madrid, lugar de partida de los miembros de Gemosclera. Tras recorrer las lagunas de la parte más baja y comprobar que seguían presentando el fenómeno blanco observado en nuestra anterior visita, nos dirigimos hacia la última de las lagunas del tramo más alto en el que está permitido el buceo, la laguna Tinaja. Por otro lado es una laguna en la que nos gusta mucho bucear porque presenta, en sus tres vasos, casi todas las características que hacen singular a este sistema lacustre.

Laguna Tinaja

La laguna Tinaja, situada a continuación de la barrera tobácea de la laguna Tomilla, una de las más voluminosas, es la primera de las pertenecientes al tramo fluvio-lacustre intermedio. Es una zona muy singular, ya que el fuerte incremento del gradiente hidráulico que se produce allí permite diferenciar los dos tramos, el de las lagunas altas y el de este tramo intermedio, produciéndose un importante hecho hidrológico, la desconexión de las aguas subterráneas que circulan por el fondo del valle debido al carácter impermeable de la barrera de la laguna Tomilla. Es a partir de esta zona cuando los caudales solo funcionan superficialmente cuando la lámina de agua rebasa la coronación de la barrera.

Dani reconociendo la zona al llegar

La laguna Tinaja presenta tres vasos en una longitud de 890 m y una anchura de 250 m, o como decían en el siglo XVIII “quinientos pasos de largo y trescientos de ancho”. Antes de esa época era conocida como “laguna Tenaja”, más tarde fue conocida como “Tinaja”, “Tinajo” o “Tenaja”, todos hacen alusión a la forma de la planta que presentan sus contornos acantilados y que le confiere la hipotética forma a la que alude su nombre.

Imagen de la laguna Tinaja

La barrera de esta laguna es una de las que más ha sufrido la acción del hombre; fue desarticulada hace tiempo, antes las aguas desbordaban toda su coronación. Molineros y bataneros realizaron roturas en esta laguna, aunque la mayor agresión fue la registrada en la época de las centrales hidroeléctricas, cuando los ingenieros realizaron la perforación del tunel conocido como el “Chorro de la mina”. Fue entonces cuando se produjo un casi total desembalse del agua de esta laguna con la misión de impedir, por un lado, el anegamiento durante las crecidas y, por otro, permitir el paso de las aguas hacia las lagunas inferiores para alimentar las turbinas de otras hidroeléctricas en época de sequía.

Preparando los equipos

Tras un breve briefing mientras preparábamos los equipos de buceo, fotografía y vídeo, accedimos al agua que nos recibió con una leve estratificación de apenas 2º y una visibilidad bastante buena que nos permitió recorrer gran parte de la laguna, el vaso más cercano a la barrera de la laguna Tomilla y el vaso central.

Víctor buceando en la laguna Tinaja

Imagen del fondo de charas cubiertas de algas

Miembro de Gemosclera en la laguna Tinaja

Con el agua a más de 18º pudimos disfrutar de la presencia de gran cantidad de peces, algún siempre imponente lucio inmóvil entre las charas, bancos de cachos, alburnos, gambusias y solitarias carpas. Nos llamó la atención la ausencia de cangrejo americano (Procamburus clarkii), algo que venimos observando en más lagunas del Parque.

Un lucio entre las charas

Banco de ciprínidos

En esta laguna y hasta los más de 12 metros de profundidad en los que buceamos, se pueden observar espectaculares praderas de charas, Chara híspida var. major y Chara áspera var. aspera, que tapizan el fondo a más de 12 metros de profundidad.

Chara híspida variedad major

Chara áspera variedad áspera

En los claros que dejaban libres las charas en el fondo pudimos disfrutar de la visión de bastantes náyades, Unio delphinus y Unio tumidiformis; en ocasiones incluso se podía observar el rastro dejado por el molusco al moverse.

Imagen del rastro dejado por una náyade al desplazarse

Imagen de una náyade en el fondo

Además pudimos observar restos culturales que nos remontan a otras épocas de molinos y batanes, como el madero trabajado por el hombre que se encuentra incrustado en el fondo y que visitamos cada vez que buceamos en esta laguna.

Imagen del madero

Tras 90 minutos de inmersión, que dedicamos a fotografiar y grabar en vídeo lo que íbamos observando, salimos del agua.

Víctor realizando fotografías

Dani grabando vídeos

Recogidos los equipos nos dirigimos a la localidad de Ruidera, donde el siempre amable y colaborador Pedro nos abrió el Centro de Interpretación para rematar el trabajo y dar por finalizado un proyecto que nos ha llevado todo el invierno, el diseño, fabricación e instalación de un panel informativo sobre las náyades presentes en este Parque Natural.

Dando los últimos retoques al panel

Únicamente nos quedaba colgar un cuadrito con el código bidi que enlaza con el micrositio que hemos realizado con la información recopilada sobre estos moluscos y sobre el panel que hemos cedido al Organismo gestor.

Además dejamos un muestrario con ejemplares de los 4 tipos de náyades presentes en las lagunas de Ruidera y que está disponible en la recepción del centro, para que personas con discapacidad visual puedan tocarlos y hacerse una idea de cómo son.

Imagen del código Bidi que enlaza con el micrositio

Con el trabajo bien hecho, satisfechos y contentos con el resultado, abandonamos el Parque. Solo esperamos que el panel sirva para lo que ha sido diseñado con mucha ilusión, difundir el conocimiento sobre estos animales en grave peligro de extinción y que Ruidera aún presenta en todas sus lagunas.

Víctor y Dani delante del panel ya finalizado

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación