Visita a los restos de Manzanal de abajo (Zamora)

Otras actividades - Actividades de interpretación

Tal como explicamos en un artículo anterior, en Semana Santa, aprovechando unos días de vacaciones por la comarca de Sanabria y Carballeda, algunos miembros de Gemosclera hicimos un primer acercamiento al embalse de Valparaíso, buscando la zona donde se encuentra anegado bajo sus aguas, el pueblo de Manzanal de Abajo. En esa ocasión no pudimos acceder por el camino planificado, así que decidimos hacer un acercamiento a la zona por otro lado. Este fin de semana hemos realizado un nuevo intento por acercarnos a los restos de este pueblo que desapareció en 1988 en pos de la modernidad y de la producción hidroeléctrica.

Embalse de Valparaíso y su vegetación marginal


Al llegar a la zona, nos encontramos con un lugar que, aparte de los valores culturales que encierra al tener bajo sus aguas varias poblaciones, presenta valores naturales más altos de lo esperado ya que el embalse mantiene su lámina de agua con una cota prácticamente constante a lo largo del año. Su recuerdo y los valores naturales y culturales que tiene la comarca de la Carballeda hicieron de esta visita algo más que un simple paseo por el campo.


Actualmente se está haciendo un gran esfuerzo por la sociedad para mantener y mejorar en la medida de lo posible los valores que presentan los humedales. Sin embargo, a pesar de que sí se suelen tener en cuenta los nuevos valores que aportan o los impactos que generan, en aquellos humedales de origen artificial y reciente creación se están dejando bajo sus aguas historias y recuerdos que no deben ser olvidados. Por ello, Gemosclera desea que no sea así y ha decidido aportar su grano de arena en este sentido.

Uno de estos pueblos desaparecidos bajo el agua de un embalse, el de Valparaíso, es Manzanal de Abajo. Con vestigios de una ocupación humana desde la Edad del Hierro, con restos romanos, medievales, a mediados del siglo XIX es citado por Pascual Madoz en su "Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar", en él nos habla de un pueblo con 40 casas, escuela, molinos, telares, una ermita y una iglesia, con unas gentes que cultivaban cereales y criaban ganado, y que soportaban un clima frío que les hacía padecer pulmonías. 140 años después este pueblo desapareció cuando fue engullido por la construcción del embalse de Valparaiso.
El pueblo fue abandonado y derrumbado en su totalidad y sus gentes se difuminaron entre diversas poblaciones locales y lejanas. Casi 25 años después de su desaparición hemos encontrado varios sitios de internet en los que antiguos habitantes de Manzanal, o sus desdendientes, siguen en contacto. Aunque sabíamos que sus edificaciones fueron derruidas, nos interesaba conocer el estado actual de las mismas tras unos años sumergidas en un embalse que no está eutrofizado y que mantiene su lámina de agua a una cota casi constante.

En la siguiente imagen mostramos un croquis de situación del mapa a escala 1:25.000 del IGN.

Croquis de situación del pueblo en el embalse

Restos culturales

En esta ocasión se realizó la aproximación por una ruta alternativa a la pista usada en la primera visita ya que ésta pierde su servidumbre de paso en un punto en el que encontramos una valla de obra con puertas metálicas y candado que impide el paso de los vehículos. Desgraciadamente este punto queda a unos 3 km al NO de la vaguada donde se encuentra el pueblo, así que en esta ocasión accedimos al lugar usando una pista que entra por el sur hasta unos 400 m., punto a partir del cual se caminó campo a través, pudiéndose observar restos de la vía de acceso al pueblo, además de vallas y lindes de piedra que encerraban campos de labor y prados abandonados.

Una vez en el lugar se pudieron observar restos de vallas de piedra, pistas por donde seguro que circularon carros y tractores, prados y campos de labor abandonados, y ya en los fondos del embalse, restos de tejas de las edificaciónes que el viento va subiendo desde las casas.

Restos de valla próximo al embalse

restos de vallas en la orilla

Esta recula contiene muras (terrazas) en su vertiente sur por contener mayor pendiente y una pista en su vaguada por donde seguro que circularon bueyes, carros y tractores entre los muros de piedra que la delimitan.

Valla de piedra en el agua

Valores naturales

Según se ha comentado el embalse mantiene su lámina de agua con una cota constante y fruto de esta situación puede mantener una zona litoral con vegetación hidrófita (ranúnculos, milhojas y esfagnos) y especies terrestres que se acercan hasta el mismo borde del agua. Tratándose en aquellos puntos de mayor humedad de especies hidrofilas como los juncos.

Ranúnculos con sus flores blancas sobre la lámina de agua y sus hojas compuestas bajo ella.

Típica formación de milhojas (Myriophyllum sp.) bajo la lámina de agua

Detalle de esfagno (Spagnum sp.) cerca del borde del agua

Las especies terrestres están formadas por gramíneas herbáceas y leguminosas leñosas. Todas ellas especies xerófilas y frugales como los escobonales de los géneros Cytisus y Genista, los cuales, junto con los resalbos de roble (Quercus pyrenaica) que quedaron sin cortar, van realizando una función colonizadora de los campos de labor y prados abandonados que favorecen la presencia de otras con temperameto débil como el torvisco (Daphne gnidium).

Especialmente destacable fue la presencia de especies emblemáticas tales como los ciervos (Cervus elaphus) y corzos (Capreolus capreolus(), jabalí (Sus scrofa) o nutrias (Lutra lutra), que se acercan a beber y a comer a sus orillas tal y como demuestran las imágenes tomadas ese día.

Huella de las patas delanteras de un ciervo

La presencia de las nutrias quedó clara ya que se observaron sus heces con restos de pelo en ellas y restos de un macho (sus quelas) de cangrejo americano (Procámburus clarkii) devorado por ellas.

Excrementos de nutria sobre una roca

Quelas (pinzas) de un macho de cangrejo americano sobre una roca

Dejamos la zona esperando volver pronto, ya que estamos planificando nuevos trabajos en la comarca, entre los que se cuenta una visita a Manzanal de abajo.

La lista de bibliografía utilizada en esta jornada fue:

Atentamente,
® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación.