II jornada de trabajos en busca de esféridos en el lago de Sanabria

Campañas - Muestreo de esféridos lago de Villachica (Zamora)

Este martes 6 de dicembre, día de la Constitución, nos acercamos una jornada más para muestrear esféridos en el lago de Sanabria. Nos encontramos con un día soleado pero con el lago embravecido ya que presentaba olas de más de 1 metro. Por ello decidimos buscar las mejores condiciones y nos fuimos a la playa del Folgoso a intentar encontrar una inmersión lo más tranquila posible sin saber que encontraríamos algo mejor que los deseados esféridos.

Playa del Folgoso con olas

La jornada comenzó para los madrileños a las 6:00 en las Rozas, lugar desde donde salimos 3 personas hacia el punto de encuentro concertado con nuestros compañeros pucelanos, una gasolinera de GALP situada en la salida 187 de la A-VI y donde llegamos a las 8:00. Retomamos el camino hasta el lago de Sanabria y llegamos al mismo a las 10:30.

La temperatura a esa hora superaba los 5ºC pero el viento procedente de la sierra Segundera bajaba la sensación térmica de manera considerable. El viento generaba un considerable movimiento de los primeros metros del agua, y junto con el propio movimiento estacional que sufren sus las aguas estos días y la temperatura del agua, que apenas superaba ya los 8ºC, nos obligó a ajustar el itinerario de la inmersión y buscar una vuelta más fácil dado que con el frío acumulado el retorno erá más complicado.

Vista de la playa del Folgoso con el Lago movido. Fotografía de Javier Morales

Tras decididir la inmersión nos cambiamos y preparamos los equipos de buceo, los de fotografía y y los botes de muestra mientras esperábamos a nuestro amigo y científico de la Universidad de Salamanca, Javier Morales, con quien trabajamos en nuestras actividades en Castilla y León. Aprovechamos también este rato de espera para hacer el briefing y organizar los equipos de autoprotección para el hipotético caso de tener alguna incidencia.

Javier llegó, formamos los grupos y nos fuimos todos al agua. Mientras David y Javier se quedaban fuera como ayuda en superficie la entrada para los demás fue algo más complicada de lo habitual ya que las olas impedían el acceso cómodamente.

Pilar, Dani y Javier preparándose, Aitor ya estaba en el agua

Una vez que entramos al agua tomamos dirección oeste buscando la mayor profundidad y la presencia de vegetación superior. Dada la época, pasados los primeros metros donde observamos milhojas (Myriophyllum alternifolium), ranúnculos (Ranunculus peltatus) y algunas algas que no pudimos identificar, no encontramos más que restos de milhojas cerca de los 15m. No obstante, volvimos a encontrar múltiples restos deportivos procedentes de la carga estival que recibe esta zona.

Con algo más de 25' de fondo giramos buscando el norte y una menor profundidad mientras tomábamos muestras a intervalos regulares. Fue en la toma realizada a 6m donde encontramos lo más interesante con diferencia de esta jornada, unos de nuestros compañeros detectó la presencia de un ejemplar de mediano tamaño de Unio recientemente muerto como así lo atestiguaba su nácar todavía brillante. Dado que fue detectado sobre sustrato arenoso, es fácil pensar que había sido movido por el agua procedente de fondos situados en las cercanías en umbría a menor cota y con gravas en el fondo.

Detalle del ejemplar de Margaritifera margaritifera encontrado en el Lago

Tras alcanzar los restos morrenicos del margen norte, fuimos desplazándonos por ellos ayudados por una fuerte corriente que posiblemente fuese generada por el viento y que se apreciaba en la gran inclinación que tomaban los tallos de los milhojas y la velocidad que se obervaba en las hojas y otros restos orgánicos ligeros que rodaban por el lecho del lago.

En esta zona encontramos los mejores golpes de milhojas y ranúnculos, así como muestras claras en las rocas del proceso glaciar que sufrió esta comarca y que dió origen al lago.

Detalle de los aportes morrénicos y un golpe de milhojas

La salida del agua fue más dura que la entrada ya que el viento había arreciado y había olas bastante grandes tal y como se puede observar en la siguiente fotografía en la que Aitor intenta flotar en medio de una de ellas.

Aitor en medio de una ola de 1m metro de altura

Daniel con sus muestras encima de una mesa

 

Una vez que tomamos fotografías a las muestras y al lago, nos cambiamos y nos subimos a comprar un bocadillo al bar "La Terraza" en San Martín de Castañeda. Bocadillo que nos comimos cerca de la "peña del Huevo" camino de las Cuevas de San Martín. Itinerario que comprobamos en sus primeros kilómetros para evaluar el porteo del material necesario para la actividad que realizaremos el año que viene.

El equipo de Gemosclera ese día: Javi, David, Aitor, Javier M. y Pilar

Por último, bajamos a San Martín de Castañeda a tomarnos un café y cerrar la jornada con una agradable charla acerca de futuros proyectos en este y otros humedales. Sin más, volvimos a nuestros lugares de procedencia: Madrid, Valladolid y Zamora.

No queremos cerrar esta crónica sin comentar la prueba de unas nuevas aletas ligeras (Eagle EZ Travel) que hemos adquirido a Fernando, un amigo catalán con el que esperamos bucear cuando subamos a Bañolas. Nuestra intención es usarlas para bucear en aquellas donde se requieran porteos largos. El resultado obtenido no fue malo excepto porque al principio se tiene la sensación de que se van a perder y de que al salir cuesta bastante quitárselas con las manos entumecidas por el frío. Desgraciadamente no pudimos probar su eficiencia contra la corriente, aunque esperamos poder evaluar su capacidad en este sentido durante los trabajos que ejecutaremos el año que viene en las Cuevas de San Martín.

Este invierno volveremos alguna jornada más al Lago, iremos informando según vayamos teniendo más noticias.

Atentamente,
® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación.