Código ético del proyecto asociativo

Sobre Gemosclera - El proyecto

Gemosclera, fiel a sus valores, ha emitido el presente código ético como una lista de principios a modo de conducta básica, al cual deben adherirse todos sus socios y colaboradores, teniendo obligación de cumplirlo de forma rigurosa.
  • Aunque nuestra actividad es la defensa del medio ambiente, y en especial la de los humedales, la búsqueda de esta meta será realizada bajo la perspectiva de la solidaridad social con valores como la justicia, la igualdad y la democracia participativa; preservando la identidad cultural y la calidad de vida de las personas.
  • Afirmamos la necesidad de respetar la diversidad de puntos de vista, de estrategias y de modelos de organización, sustentada en los principios de democracia y pluralidad.
  • Reseñamos la necesidad de que tener autonomía respecto a presiones o intereses ajenos a la ciencia y a la conservación de los humedales. Afirmamos también nuestra plena autonomía para establecer acuerdos de cooperación con otras entidades de igual misión y ética que la nuestra.
  • Creemos necesario facilitar la cooperación, el apoyo y el entendimiento entre todos los actores que actúan en los humedales.
  • La sostenibilidad de las actividades y la seguridad de los participantes son los requisitos mínimos a cumplir siempre que se planifiquen actividades.
  • Toda actividad vendrá planificada de forma profesional con el fin de ser realmente útil de cara a la conservación y mejora de los humedales, aportar conocimiento a la sociedad, previniendo actuaciones improcedentes.
  • La profesionalidad es una mezcla de aptitud y actitud. Por ello es necesario adquirir todos aquellos conocimientos técnicos necesarios para afrontar con seguridad y sostenibilidad dichas actividades.
  • Cumplir con el valor de integración en el medio natural y social. Con especial interés con las personas que viven y trabajan en el lugar de actuación y solicitando los permisos necesarios a las autoridades competentes de los lugares que lo requiera la ley, y si los terrenos son privados, también a sus propietarios.
  • Nuestras actividades deben evitar la producción de impactos, especialmente:
    • La introducción de especies exóticas invasoras y la traslación de otras autóctonas en la península ibérica.
    • Extraer seres vivos, o sus partes, fuera del agua sin motivos científicos, quedando excluidos aquellos que están protegidos por la ley si no se dispone del permiso de la Administración.
    • Producir daños evitables por contacto o arranque.
    • Evitar manipular cualquier elemento mineral o arqueológico de modo que pudiera alterarse irremediablemente la integridad de una formación geológica o paleontológica.
    • Ejecutar las actividades de forma discreta y prudente.
  • Entendemos que existe la obligación ética de informar a científicos y gestores de cualquier información relevante para la conservación y mejora de los humedales (infracciones, citas de interés, etc.). Así como al resto de la población de los valores a los que tengamos acceso nosotros siempre que esto no perjudique la conservación del medio.
  • Colaborar con gestores, científicos o con cualquier otra entidad de cara a la conservación y mejora de los humedales.
  • Atentamente,La Junta General