Visita a las salinas de Gerri de la Sal (Baix Pallars, Lérida)

Otras actividades - Actividades de interpretación

A principios de mayo, tal como os hemos ido contando en los últimos artículos, estuvimos en la comarca del Baix Pallars. Habíamos planificado distintas actividades, una limpieza de fondos del lago de Montcortés, una charla en colaboración con la Associassió Cultural Lo Vent de Port, la visita al monasterio de Gerri de la Sal y, también en Gerri, la visita a las salinas, hoy abandonadas pero un vestigio viviente de los valores culturales que giran en torno a los humedales. Se trata de una de las salinas de interior más importantes que ha habido en España y que, salvando los inconvenientes de un clima y una orografía poco propicios, aportó riqueza a la comarca del Pallars durante varios siglos.

Salinas de Gerri de la Sal

Hace dos años, en nuestra visita anterior no tuvimos tiempo de visitar las salinas, así que esta vez no podíamos dejar de verlas, concertamos una visita a las salinas, pero además tuvimos la suerte de poder visitar el antiguo alfolí, hoy rehabilitado y con una exposición preparada y que no puede abrirse al público aún por una absurda burocracia.

Visita a las Salinas de Gerri de la Sal

Con nuestras familias que nos han acompañado visitamos las antiguas salinas, operativas durante muchos siglos, han marcado la historia de este pueblo desde el siglo IX. En la Edad Media el Monasterio de Gerri de la Sal, muy cercano a las salinas, y que también visitamos, aparece como el primer propietario convirtiendo la fabricación de la sal en un lucrativo negocio. A principios del siglo XX las salinas pasan a pertenecer a la Comunidad de Fabricantes de la Sal, una cooperativa que regulaba la producción, el almacenamiento y la venta de la sal.

Momento de la visita a las salinas

Una de las personas comprometidas en la recuperación de las salinas nos enseño, muy amablemente, todas las instalaciones que se erigen alrededor de una fuente de aguas salada situada entre el núcleo urbano y el río. La única pena ha sido visitar las salinas en mayo, ya que la producción salinera se concentra en los meses estivales.

Momento de la explicación

Aún así disfrutamos de la visita y de las explicaciones sobre el proceso de fabricación de la sal, uno de los oficios artesanales que forman parte del patrimonio cultural que gira en torno a los humedales, paisajes de la sal que constituyen un endemismo de la Península Ibérica y que es importante conocer y proteger.

Maqueta de las salinas

El domingo, antes de salir de viaje de vuelta a casa, tuvimos las suerte de visitar, en el centro del pueblo, el antiguo alfoli hoy rehabilitado. Edificio donde todos los salineros, una vez acabada la temporada, transportaban y almacenaban la sal.

Miembros de Gemosclera en al alfolí

La exposición documenta a la perfección el proceso de comercialización de la sal, se puede ver la antigua maquinaria que utilizaban, restos de sal en las paredes y que permiten imaginar la cantidad de este producto que se almacenaba en la época, incluso se han recogido las declaraciones de antiguos salineros y que recuerdan los detalles de este antiguo oficio.

Material uitilizado por los salineros

Pesos de sal

Construido en el siglo XVIII, se trata de un edificio de más de 600 metros cuadrados en el que se llevaban a cabo los distintos procesos de acabado (pesado, molido y empaquetado) para comercializar la sal, que se fabricaba en tres calidades diferentes, para alimentar al ganado, para cocinar y una variedad de lujo.

Antigua maquinaria utilizada en el alfolí

Aroa, del ayuntamiento de Gerri, ejerció de cicerone en una visita que nos encantó y que nos permitió conocer el  proceso final de lo que habíamos visto el día anterior en nuestra visita a las salinas.

Miembros de Gemosclera en la exposición

Con nuestras familias visitando el alfolí

Atentamente,

Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación.