Actividades en el P.N. de las Lagunas de Ruidera

Difusión del conocimiento - Jornadas interpretación Lagunas de Ruidera 2013

El fin de semana pasado, tres meses después de nuestra última visita, hemos vuelto a este Parque Natural con dos objetivos, por un lado bucear y ver como han pasado el verano y la gran carga estival que soportan estas lagunas, y por otro, celebrando que hemos vuelto a coincidir todos los socios de Gemosclera, empezar a planificar todo lo que estamos pensando llevar a cabo este invierno.

Miembros de Gemosclera analizando muestras

Para poder realizar todo lo planificado organizamos esta actividad en dos jornadas, arrancando la primera de ella el viernes en Madrid, punto de partida de la mayoría de los socios y del colaborador que nos ha acompañado en esta ocasión. Una vez cargada la furgoneta que nos llevaría a Ruidera con equipo para seis buceadores además del compresor, emprendimos un viaje que aprovechamos para empezar a planificar las actividades de este invierno.

Miembros de Gemosclera

Una vez llegados al Parque, a última hora de la tarde, nos dirigimos directamente al alojamiento elegido y que ya conocemos de otras ocasiones, un bungalow en el camping los Batanes, donde dejamos parte del equipaje antes de salir hacia el punto elegido para realizar la primera inmersión.

Habíamos planificado realizar varias inmersiones en las dos lagunas más profundas de este Parque Natural, la primera sería una inmersión nocturna en la más profunda de las dos, la laguna San Pedra, a la que accedimos desde la playita que hay enfrente del hotel Albamanjón. La primera imprensión se confirmó según se desarrollaba la inmersión, encontrando una laguna con muy mala visibilidad sobre todo en sus primeros metros, mejorando ligeramente a partir de los 7 metros de profundidad donde pudimos observar gran cantidad de ciprínidos (alburnos, calandinos, etc.), centrárquidos (percasoles y black bass) y peces fraile durmiendo, algunos lucios buscando comida entre la vegetación y sobre todo lo que más nos gusta observar en esta laguna, ya que, hasta ese momento, es el único punto del Parque donde hemos visto los cuatros tipos de náyades que hay, Potomida littoralis, Unio delphinus, Unio tumidiformis y la escasa Anodonta anatina.

Náyade

Finalizada la inmersión y recogidos los equipos nos dirigimos al camping, encontrando las puertas cerradas para preservar el descanso de sus inquilinos, aunque echamos en falta cierta flexibilidad para poder acceder de forma puntual cuando se carga con equipos tan pesados como los de buceo. Ya en la cabaña compartimos una cena que aprovechamos para seguir planificando la jornada del día siguiente y las actividades de este invierno.

Cargando botellas

El sábado por la mañana mientras esperábamos al último socio de Gemosclera que llegaba desde Zamora, aprovechamos para buscar un lugar donde poder cargar las botellas sin molestar a nadie y sin realizar el más mínimo impacto.

Utilizando el compresor

La laguna elegida fue la segunda laguna más profunda del Parque, la única que pertenece al ayuntamiento de Ruidera, y no al de Ossa como el resto, y la que posiblemente soporte la mayor carga antrópica, ya que es la primera que se encuentran los visitantes y la elegida por varios centros de turismo activo para realizar muchas de sus actividades. Organizamos los equipos utilizando nuestras lonas de cambio habituales para evitar impactar en la vegetación aprovechando para organizar los grupos de buceo y realizar un pequeño breafing sobre lo que esperábamos encontrar en esta laguna.

Material sobre la lona de cambio

El objetivo de las inmersiones planificadas era doble, por un lado seguir realizando actividades de formación interna entre los miembros de la asociación y por otro reconocer la parte más cercana al lugar que recibe la mayor presión por parte de los numerosos visitantes que acuden al Parque sobre todo en los últimos meses.

Momento de formación interna

Miembros de Gemosclera buceando

A pesar de esta carga antrópica que se traduce en numerosa basura, encontramos una laguna en bastante mejor estado que la que recorrimos la noche anterior, encontrando buena visibilidad y la luz que necesitan las charas para sobrevivir a más de 15 metros de profundidad.

Fondo de la laguna del Rey

Ejemplar de lucio

Unio delphinus en la laguna del Rey

Unio delphinus

En esta primera inmersión realizamos el gran hallazgo de estos días, ya que por primera vez hemos visto un ejemplar de Anodonta anatina fuera de la laguna San Pedro. Pudimos observar además numerosos ejemplares de las demás especies de náyades,y que analizamos al finalizar la primera inmersión ya que, aparte de los biólogos de la Asociación, nos acompañaba otra colaboradora de la Universidad de Salamanca.

Analizando las muestras

Observando la Anodonta anatina encontrada

Mientras analízabamos las muestras extraidas, aprovechamos para planificar la segunda inmersión que discurrió entre espectaculares praderas de caroficeas, náyades y los numerosos peces que no tardarán mucho tiempo en desaparecer de nuestra vista según vayan enfriándose estas lagunas.

Víctor muestreando

Javier buceando

Finalizada la última inmersión planificada para ese fin de semana, recogimos los equipos y cargamos la furgoneta, saliendo rumbo a Madrid con la cabeza puesta en todas las actividades planificadas, que ya estamos desarrollando y que os contaremos en futuros artículos.

Componentes de Gemosclera trás la inmersión

Atentamente,
Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación.