Actividades de Interpretación en el Lago de Sanabria

Otras actividades - Actividades de interpretación

El lunes 2 de junio, un mes después de nuestra última visita, hemos vuelto a visitar el Parque Natural del Lago de Sanabria, con el objetivo de ver cómo ha evolucionado el lago y los cambios que experimenta cuando empieza el calor, realizando nuestra jornada habitual de interpretación de principios de verano en este humedal.

Gemosclera porteando hasta el punto de inmersión

El año pasado, a finales de junio, organizamos unas jornadas de interpretación en este Parque Natural, realizando inmersiones tanto en el lago como en lagunas de la parte superior, como las Cuevas de San Martín. Una de las zonas de lago que visitamos en junio de 2013 fue la situada entre el pueblo de Ribadelago Viejo y la Isla de las Moras, en la zona del Peñón del Castro. Un año después hemos querido bucear en la misma zona para ver cómo ha evolucionado el lago en el último año; por otro lado buceamos en ella hace sólo un mes, así que también queríamos ver si el proceso de estratificación que se empezaba a apreciar se mostraba más marcado.

La jornada arrancó temprano en Madrid, punto de partida de varios miembros de la asociación, eligiendo la localidad del Puente de Sanabria como punto de encuentro con el resto de la expedición, y todo en un día laborable, elegido así con el objetivo de evitar la carga estival que sufre este lago. Por otro lado, el punto de inmersión se encuentra apartado de la zona hasta la que se puede acceder en coche, debiendo portear el material de buceo y fotografía, algo que siempre es mejor hacer evitando las horas centrales del día.

Preparando los equipos para el porteo

Imagen del porteo hasta el lago

Llegamos a la zona donde dejar los coches, desde donde organizamos dos tandas de porteo que aprovechamos para ir realizando el briefing y ultimando los últimos detalles de la jornada. El lago, este Mare Lacum, en un día soleado con una temperatura agradable, nos recibió espectacular.

Imagen del Lago de Sanabria con la Isla de las Moras al fondo

Ya equipados, con las cámaras de fotografía y vídeo preparadas y la inmersión perfectamente planificada, nos sumergimos, pudiendo apreciar cómo en sólo cuatro semanas la visibilidad había mejorado y comprobando que la estratificación incipiente que habíamos apreciado en la visita anterior, se encontraba mucho más marcada, soportando una diferencia de temperatura de hasta 8º entre el hipolimnion o la capa más profunda y el epilimnion, la más superficial.

Imagen de piedras en el fondo del lago

Miembro de Gemosclera buceando en el lago de Sanabria

El sol que penetraba con fuerza provocando bonitos contraluces sobre las rocas y los golpes de Myriophyllum alternifolium, nos acompañó los primeros metros, disfrutando además de una temperatura cercana a los 18º que descendería de forma brusca en una termoclina que encontramos situada sobre los 8 metros de profundidad, a partir de los cuales encontramos un agua fría y mucho más densa, una franja profunda mucho más oxigenada que la capa superior.

Golpe de Myriophyllum

Algas filamentosas en el fondo

Dani realizando fotografías

Un mes después de nuestra última visita, el lago había evolucionado tal como esperábamos en esta época del año, por otro lado no encontramos grandes diferencias con lo observado en nuestra visita del año anterior.

Lamentablemente, y a pesar de ser una de las zonas del lago que soporta menos carga antrópica, especialmente en verano, pudimos observar algo de basura que debería ser extraida de forma selectiva, como en cualquier humedal y más teniendo en cuenta que se encuentra próxima a una zona catalogada de interés por la Dirección de Patrimonio de Castilla y León.

Basura en el fondo del lago

Realizamos gran parte de la inmersión entre los 8 y los 13 metros, la capa más fría y oscura, aprovechando los últimos minutos en la capa más superficial, donde la luz del sol penetra, para realizar fotografías.

Imagen del fondo con piedras y milhojas

Tras ochenta minutos de inmersión que siempre se hacen cortos, dimos por finalizada la inmersión. Mientras recogíamos los equipos y realizábamos los porteos necesarios para llevarlos a los coches, aprovechamos para comentar todo lo que habíamos visto mientras buceábamos en una de las zonas más bonitas de este lago de origen glaciar, el más grande de España y al que esperamos volver pronto, antes de que se produzca la mezcla invernal que removerá sus aguas al remover el material que está ya sedimentado.

Víctor buceando

Una vez recogidos los equipos compartimos una comida campestre en la que organizamos todas las actividades que tenemos planificadas en este Parque, como la que estamos organizando en las Cuevas de San Martín con la Asociación Sanabria Natural, y que os contaremos próximamente.

Gemosclera en el lago de Sanabria

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación