Muestreos y Actividades de Interpretación en la laguna del Cuadro (P.N. del Lago de Sanabria)

Otras actividades - Actividades de interpretación

El sábado 19 de julio, a pesar de que las previsiones meteorológicas no eran del todo buenas, decidimos acercarnos a visitar las lagunas de la zona norte del Parque, con el objetivo de muestrear en la laguna del Cuadro y en la Roya. Las previsiones fueron acertadas y únicamente buceamos en El Cuadro, una de las lagunas que conocemos bien en esta zona pero que cada vez que visitamos no deja de sorprendernos. Todo lo que pudimos observar, tanto bajo el agua como en las orillas, demuestra la espléndida salud ecológica de este humedal.

Miembro de Gemosclera en la laguna del Cuadro

En invierno, cuando realizamos actividades en el Parque, solemos hacerlo en el Lago, pero cuando las temperaturas suben y el hielo desaparece haciendo algo más accesible la zona, aprovechamos para muestrear y realizar actividades de interpretación en las lagunas de la Sierra Segundera, la parte del macizo Galaico-Leonés comprendida dentro de los límites de este espcio protegido, donde encontramos uno los mayores conjuntos de lagunas y turberas de origen glaciar que tenemos en España.

Material de muestreo de Gemosclera en la laguna del Cuadro

Teniendo en cuenta que el punto de encuentro establecido para optimizar el tema de coches y material, intentando reducir al mínimo los impactos, era Mombuey antes de las 9 de la mañana y que parte de la expedición salía desde Madrid, la jornada arrancó muy temprano. A la hora prevista y con un solo vehículo 4x4 salimos de Mombuey rumbo al primero de nuestros objetivos, la laguna del Cuadro, que como su propio nombre indica tiene una forma bastante regular con casi las mismas medidas de ancho que de largo, ambas cercanas a los 250 metros y que se encuentra a una distancia razonable de una zona donde poder dejar el coche.

Porteando hasta la laguna

Llegamos a la zona donde dejar el coche y organizar los equipos de buceo, fotografía y muestreo mientras ultimábamos los detalles de los trabajos que habíamos planificado. Porteamos todo el material hasta la laguna sin perder tiempo porque empezaba a llover.

Equipándonos en el punto de inmersión

Tal como habíamos planificado, mientras una pareja de buceadores realizaba la inmersión con el objetivo de tomar muestras de esponjas y sedimento y realizar fotografías y vídeos, el personal de apoyo en superficie muestrearía por las orillas.

Dani realizando fotografías

La entrada al agua, y la salida al final de la inmersión, no eran fáciles por la gran cantidad de sedimento que hay en la orilla y que dificulta el acceso al agua. Una vez sumergidos, se alcanzó en un primer momento la máxima profundidad de esta laguna, que roza los 8 metros pero que, en un día tan nublado, se convertiría en toda una nocturna.

Pilar buceando

Mientras ascendíamos hacia la zona del islote pudimos disfrutar de bonitas praderas de Isoetes velatum entre golpes de Myriophyllum alternifolium.

Pradera de Isoetes

Golpe de milhojas

Myriophyllum

La zona del islote se encontraba plagada de esponjas que en esta laguna se sustentan sobre todo tipo de superficies, pudiendo observar también unas bolas de una posible puesta que ya habíamos visto en otras ocasiones y muchísimas sanguijuelas que nadaban a nuestro alrededor.

Sanguijuela

Una posible puesta

También bajo el agua se pueden apreciar las importantes huellas que el glaciarismo del cuaternario ha dejado en sus rocas, tal como muestra la siguiente fotografía.

Roca del fondo con marcas producidas por el hielo

Las esponjas que pudimos observar adheridas a todo tipo de superficies, tanto en sustrato duro como blando, algunas incrustantes y otras ramificadas, son Spongilla lacustris, la habitual de la zona alta del Tera y el lago, la misma que fotografiamos el mes pasado en las Cuevas de San Martín.

Imagen de una esponja

Imagen de una esponja

Imagen de una esponja

En vista de que, incluso bajo el agua, se veía que el tiempo empeoraba por momentos, se decidió realizar una sola inmersión, saliendo del agua por el mismo punto de entrada, donde, bajo la lluvia, se estaba realizando un muestreo.

Muestreando bajo la lluvia

Mientras los buceadores realizaban la inmersión, el personal de superficie se dedicó, a pesar de las inclemencias del tiempo que empeoraba por momentos, a muestrear esféridos en la orilla, recogiendo un ejemplar de un pisidio que no es el habitual (P casertanum) que habíamos visto en las lagunas del Parque en las que trabajamos y que estamos intentando identificar.

Esféridos

Esféridos

A pesar de que el aguacero y la niebla no dieron tregua, lo que se pudo observar en la orilla de la laguna demuestra una espléndida salud ecológica, excepto la predominancia de las ranas verdes (Pelophylax perezi) que están dominando todos los humedales de la Sierra poco a poco, en detrimento de la rana patilarga (Rana iberica), que es la especialista en zonas de montaña y aguas frías. El sábado el muestreo resultó claro (13+9 verdes frente a 0+0 patilargas en las dos zonas de seguimiento; en total suman unos 140-150 m; es decir densidades altas para una zona de sierra y una laguna oligotrófica).

Salimos del agua sin perder tiempo con el objetivo de abandonar la zona antes de que las lluvias hiciesen aún más impracticable el camino.

Quintándose el equipo bajo la lluvia

Sin embargo, mientras recogíamos todo el material, aún pudimos disfrutar de una tregua que nos hizo mucho más agradable la recogida de equipos. Salimos del Parque disfrutando de la visión de todas las lagunas de esta zona de la Sierra Segundera. Antes de irnos paramos en uno de los refugios del Parque para comer y comentar todo lo que habíamos visto y los planes que tenemos en marcha este verano.

Miembros de Gemosclera al final de la inmersión

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación