Primera jornada de trabajos para el estudio monográfico en el Tobar (Beteta, Cuenca)

Campañas - Estudio monográfico Laguna Grande de El Tobar

El martes 21 de octubre realizamos la primera jornada de campo dentro de la campaña que acabamos de comenzar de estudio de la Laguna Grande del Tobar con el objetivo de realizar una monografía divulgativa sobre este humedal, sus peculiaridades que la hacen singular y su evolución a lo largo de la historia.

Miembro de Gemosclera muestreando en el Tobar

Diez años después de nuestros primeros trabajos en esta laguna entramos en contacto, a través del organismo gestor del P.N. de las Lagunas de Ruidera, con el grupo de investigación de la Universidad Autónoma Geohumedal, codirigido por Concepción Fidalgo y Juan Antonio González y especializado en el estudio de los humedales cársticos, sus características geomofológicas y la evolución de sus paisajes. En el mes de junio empezamos a planificar el proyecto que tenemos en marcha de investigación en esta laguna y que culminará con la publicación de una monografía divulgativa que esperamos sea publicada por la Diputación de Cuenca.

En las inmersiones realizadas hace diez años pudimos observar replanamientos que supusimos de travertino, por lo que como fase previa al presente proyecto planificamos dos jornadas de reconocimiento que realizamos en el mes de mayo, en las que pudimos comprobar que estos replanamientos son en realidad estratos de turba, por lo que el interés por estudiar esta laguna aumentó.

Estrato de turba

Tras la obtención del correspondiente permiso concedido por la Consejería de Agricultura de la JCCM para la toma de muestras y de imágenes de la laguna, planificamos la primera jornada de trabajo, y lo hicimos en martes, un día laborable para todos nosotros, pero única fecha en la que podíamos coincidir las partes implicadas en este proyecto, Geohumedal y Gemosclera.

Una vez reunidos en Beteta, punto de encuentro y de trasladarnos al Tobar, accedimos a la laguna por el canal que vierte el agua procedente del embalse de la Tosca. Aunque los trabajos se habían planificado con detalle en un trabajo previo de gabinete en la Universidad, una vez en la laguna, repasamos los protocolos de muestreo, ultimamos detalles, organizamos todo el material que teníamos que utilizar, revisamos los GPS, los sincronizamos con las cámaras de fotografía y los ordenadores de buceo, además de preparar los equipos de buceo.

Preparando el material de buceo

Sincronizando GPS y cámara

Preparando material de muestreo y geolocalización

Organizado el material de muestreo, tal como habíamos planificado, el grupo de buceadores se dividió en dos equipos de trabajo independientes; entrando ambos por el canal procedente de la Tosca, cada uno tomaría un rumbo para realizar los muestreos en la cubeta principal de la laguna, en su mitad sureste, sin llegar a entrar en la cubeta meromíctica.

Equipándonos para la inmersión

La misión del primer grupo era tomar una muestra de agua y de sedimentos de un punto cercano a la entrada de agua del canal, para continuar tomando muestras de sedimentos cada pocos metros desde ese punto y hasta el margen izquierdo. Además en el punto de máxima profundidad se tenía que tomar muestras de agua cada metro desde el fondo a la superficie. También se tenía que buscar los replanamientos de turba de la esquina norte y tomar muestras de sedimentos. Aprovechando que eran 3 y que se contaba con un GPS se tomarían referencias GPS de los puntos de muestreo mientras otro fotografíaba y grababa en vídeo la operación.

El grupo 2 tenía que dirigirse al este por el margen izquierdo, tomar muestras de agua desde el punto más profundo de la zona a superficie cada metro. Además tenía que tomar muestras de sedimentos en uno de los puntos de entrada de agua superficial.

Entrando por el canal

Se realizaron tres tipos de muestreo, por un lado se recogería agua que sería analizada en la Universidad Autónoma de Madrid, tras unos primeros análisis in situ, sedimento que sería enviado a la Universidad de Alicante y turba que se analizaría en la Universidad de Alcalá de Henares.

Recogiendo muestras de sedimento

Tomando muestras de turba

Turba

Los trabajos de muestreo se realizaron sin problema, tomando muestras de agua en puntos que fuimos georeferenciando; en algunos de ellos se tomaron varias muestras de agua en la vertical desde la superficie hasta el fondo, según nos íbamos alejando del canal que vierte agua desde el embalse de la Tosca, una zona de agua turbia con muy mala visibilidad.

Recogiendo muestras de agua

Carlos manejando el GPS

Desde esta zona, tomando muestras cada pocos metros, nos fuimos acercando hasta el replanamiento del travertino, donde además encontramos un potente estrato de turba entre 1,5 y 4 metros de profundidad, en la zona opuesta a la entrada del canal. En este estrato de turba se tomaron varias muestras que serán analizadas en el departamento de Palinología. Además de la turba pudimos observar, en la zona próxima a las mimbreras, como las raíces de la vegetación forman aterrazamientos que avanzan en el agua.

Replanamiento

Replanamiento

Lamentablemente, tal como observamos cada vez que buceamos en esta laguna, también encontramos bastantes desechos en el fondo, desde latas de bebida, postes de madera, bidones, etc. Sin embargo, a diferencia de lo que habíamos visto en el mes de mayo, en esta ocasión vimos una mayor cantidad de cangrejos señal.

Cangrejo señal

Lo que si pudimos observar es como en unos pocos meses, finalizada la época estival, los golpes de milhojas se han multiplicado hasta el punto de generar formaciones muy densas  que nos impidieron acceder a la zona de nenúfar blanco que sí habíamos podido visitar en mayo y que nos hace pensar en aportaciones elevadas de nitratos al lago. Por otro lado, seguimos sin encontrar carofíceas, encontrando sólo flora en los primeros metros, ya que la luz no alcanza las zonas más profundas.

Golpe de milhojas

Tras casi 90 minutos de inmersión dimos por finalizados los trabajos subacuáticos, con muestras suficientes para el trabajo de laboratorio que se está desarrollando en estos momentos y que determinará con más precisión la forma de efectuar los siguientes muestreos.

Finalizando la inmersión con las muestras recogidas

Saliendo del agua

Recogidos los equipos de buceo, fotografía y muestreo, compartimos, aprovechando el inusual buen tiempo en esta época del año, una comida a la orilla de la laguna, mientras planificábamos los siguientes trabajos.

Analizando las muestras recogidas

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación