Interpretación de los procesos cársticos en el río Júcar (Cuenca)

Otras actividades - Actividades de interpretación

Este sábado 25 de octubre estuvimos en la Serranía de Cuenca disfrutando de los procesos cársticos y visitando la sala sobre el yacimiento paleontológico de las Hoyas en el Museo de Ciencias Naturales de Castilla La Mancha.

El río Júcar y el poblado del salto de Villalba de la Sierra

En la provincia de cuenca, especialmente en los alrededores de su capital, se pueden observar muy bien tanto el ciclo geológico como los factores internos y externos que lo afectan. Y si el tiempo acompaña, como así ocurrió, se tiene todo para disfrutar de una jornada de formación interna perfecta.

La jornada tenía como objetivo ayudar a que todos los miembros y colaboradores de Gemosclera que participan en proyectos en Castilla - La Mancha obtuviesen unos comonocimientos comunes respecto a los procesos cársticos.

Javi, Dani, Víctor y Miguel antes de bucear

Para ello se convocó a varias personas de Valencia y a una de Madrid. Desgraciadamente, Coral y Carlos se habían lesionado en una actividad anterior y no pudieron asistir, por lo que modificamos brevemente lo inicialmente planificado y dejamos la visita al Complejo Lagunas de Ballesteros para otra ocasión. No obstante, si que buceamos en el río Júcar, en el Ventano del Diablo (Villalba de la Sierra) y después de comer nos acercamos a visitar la sala del yacimiento de las Hoyas en el Museo de Ciencias Naturales de Castilla - La Mancha.

Javi observando el panel interpretativo del Ventano del Diablo

El río Júcar, a su paso por la zona conocida como el Salto, es una biblioteca donde se pueden reconocer los principales elementos que definen el paisaje de un cañón cárstico en el tramo alto de un río y en el que el hombre ha actuado modificando gravemente los caudales y las especies.

El cañón del río Júcar a su salida del Ventano del Diablo y llagada a Villaba de la Sierra

Víctor y Daniel Preparando los quipos

La forma que tiene este cañón es el resultado del efecto de los factores externos (agua, viento, clima, etc.) sobre la roca, degradándola en función de sus características internas (material, diposición, etc.). Erosionándose unas rocas más que otras, y formando replanamientos, curvas, pozas, cascadas, etc, conformando el paisaje y facilitando la presencia de los seres vivos.

Ejemplar de trucha autóctona entre las rocas

El río Júcar en este tramo se caracteriza por presentar muy poca materia orgánica y una energía cinética que impide la presencia de vegetación. Reduciendose además las especies animales a aquellas que son capaces de aprovechar los restos vegetales que caen (ramas, hojas) y algas que consiguen crecer sobre las rocas.

Los musgos ayudan a crear toba

Restos vegetales depositados en los huecos del fondo

En estos tramos, los consumidores primarios son invertebrados ramoneadores y recolectores (cangrejos, larvas de insectos, caracoles) a su vez depredados por truchas, barbos, bermejuelas, colmillejas, etc. Todos ellos, a su vez, comidos por los superdepredadores como la nutria, animal del que no logramos encontrar ningún vestigio de su presencia en la zona.

Los cangrejos señal han ocupado el nicho en el que se podía encontrar antes al cangrejo ibérico

La escasez de recursos es evidente y se observa en la lucha constante que tienen especies como los cangrejos. En este caso se observa muy bien debido a que el carbonato se deposita en los caparazones, pudiendo verse cómo se lo arrancan en sus luchas constantes.

Detalle de macho de cangrejo con signos evidentes de lucha

No se puede entender el paisaje ni la biocenosis de este lugar sin estudiar los efectos que ha producido el hombre con los aprovechamientos que ha realizado en este tipo de cauces. Si en un río existe mucha corriente es porque hay una pendiente que permite discurrir al agua más deprisa y el hombre se dió cuenta hace muchos años de que podía aprovechar esta energia cinética en su favor.

En el Salto se pueden observar muy bien dos aprovechamientos diferentes. Primero el hidroeléctrico, ya que este lugar recibe el nombre de una central que trae el agua desde la laguna de Uña hasta el punto de inmersión. Y otro, la extracción de madera por el río realizada hasta los años 30 del siglo pasado. Vestigios de estos aprovechamientos se pueden encontrar durante toda la inmersión (ladrillos, estructuras metálicas, troncos clavados entre las rocas, etc.) y fuera de ella, ya que la infraestructura del salto está a escasos metros del lugar de acceso.

Restos de la obra del salto hidroeléctrico

Tronco abandonado con carbonatos cubriéndolo

En la zona de entrada y salida, al tratarse de una zona represada del río, la corriente cede y permite mayor presencia de materia orgánica, observándose un incremento en la presencia de vegetación en su margen y de peces que merodean en busca de insectos.

En los márgenes se observan formaciones vegetales

Ejemplar juvenil de trucha acutóctona

Tras salir del agua comimos tranquilamente y nos acercamos al Museo de Ciencias Naturales de Castilla - La Mancha. Entre otras, en el mismo se puede disfrutar de una sala dedicada al yacimiento paleontológico de las Hoyas y sobre la biodiversidad de la comunidad autónoma.

Javi, Miguel, Pilar y Daniel antes de entrar en el museo

El yacimiento paleontológico de las Hoyas está situado en un lugar cercano a la ciudad de Cuenca y en su día fue un humedal cárstico que contuvo especies muy similares a las que se pueden ver hoy en día en cualquiera de nuestros humedales. Cangrejos, peces, ranas, libélulas, etc. se han encontado entre los estratos estudiados.

Pilar leyendo uno de los paneles

No obstante, y si ya es singular por el gran registro que contiene, destaca especialmente por haberse podido estudiar los procesos ecológicos en su conjunto y por haberse encontrado el nexo entre los dinosaurios y las aves.

Miguel, Pilar y Javi en la sala

Fósil de cangrejo del mismo género que el actual cangrejo ibérico

Una vez finalizada la visita al museo nos volvimos a Madrid mientras que planificábamos ya la siguiente actividad.

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación