Jornada de interpretación en la Laguna Colgada (Parque Natural de las Lagunas Ruidera, C.R.)

Difusión del conocimiento - Jornadas interpretación Lagunas de Ruidera 2015

A principios de este mes de agosto visitamos el P.N. de las Lagunas de Ruidera con el objetivo de realizar una jornada de interpretación a un grupo de colaboradores. A pesar de tratarse de una época en la que no solemos ir, organizamos la actividad al conocer que el tiempo nos iba a dar un respiro y que la afluencia no iba a ser demasiado grande teniendo en cuenta las fechas en las que estamos.

Los cuatro participantes al salir de la inmersión

Efectivamente, al tratarse de un día entre semana y en época de playa, nos encontramos un parque con muchos menos visitantes que en julio. No obstante, decidimos quedarnos en la zona de la Isla, ya que era suficiente para poder enseñárselo a nuestros acompañantes.

La jornada comenzó, como casi siempre que vamos a Ruidera, en Pinto, lugar donde se queda, se reduce el número de coches y se arranca hacia el Parque. No obstante, en esta ocasión, aprovechando que estamos en la época, a mitad de camino paramos para tomar un café y comprarnos unos melones.

Nada más llegar nos dispusimos a preparar los equipos mientras arrancábamos la primera parte de la jornada hablando acerca del origen de las lagunas, de sus singularidades naturales y de los altos valores culturales que tiene esta zona.

Los componentes preparando los equipos

La zona de la isla es una buena opción siempre que las condiciones (meteorológicas, afluencia de gente, tiempo disponible, etc.) no son ideales, ya que presenta un acceso rápido, comodidades para cambiarse y valores tanto culturales como naturales para ver.

Accedimos al agua en la propia isla para evitar molestar a los demás visitantes que estaban bañándose y poder enseñar a nuestros acompañantes el estado actual de las praderas de carofíceas y de su recuperación paulatina desde los vertidos de hace años.

Procesos bacterianos anóxicos debidos al azufre presente en el agua

Efectivamente, cada año se aprecia como las carofíceas van avanzando y ganando profundidad, pudiendo observarlas este año claramente por debajo de los 10 metros, profundidad impensable hace diez años.

Las praderas de carofíceas alcanzan profundidades mucho mayores que hace unos años

Nos encontramos una laguna con una estratificación bastante profunda, alcanzando en esa zona el fondo de 12 metros. No es habitual observar la estratifiación tan profunda, por lo que estimamos que esa zona tenía una seca en el momento de la inmersión.

Varios buceadores buscando camarones entre las charas

Durante la inmersión pudimos observar cómo se genera toba en las rocas que rodean a la isla, así como en los restos patrimoniales que se ven bajo las mismas.

Rocas con película bacteriana creando toba

Buceador observando los procesos estromatolíticos en una roca

También pudimos observar claramente el desarrollo del replanamiento debido a las raíces de los carrizos y del efecto del reclutamiento de carbonatos que realizan las bacterias en los mismos.

Detalle de la terraza de travertino que forman los carrizos junto con las bacterias

A pesar de que venimos observando cierta decadencia en la población de black bass, es cada vez más difícil observar los camarones y las especies autóctonas de peces. Viendo con mayor frecuencia juveniles de lucios.

Dos buceadores saliendo del agua

Tras algo más de una hora de inmersión salimos del agua, para acercarnos, una vez recogidos los equipos, a uno de los bares que hay en el parque para comentar lo que habíamos visto. Momento de relax que nos dimos mientras tomábamos un refresco antes de volver a Madrid.

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación