Tercera y última jornada de limpieza de fondos en la Laguna de la Cruz, Cañada del Hoyo (Cu).

Limpiezas de fondos - Limpieza fondos Laguna de la Cruz

El sábado 2 de abril ejecutamos la segunda, y última, jornada de limpieza selectiva de fondos de la laguna de la Cruz o Gitana. Con esta última jornada damos por terminada la fase de extracción, quedando ahora el trabajo de gabinete que esperamos que aporte datos útiles a la Administración. Como en las dos jornadas anteriores, la de preparación y la primera de limpieza, el día acompañó y disfrutamos de una climatología muy agradable, pudiendo preparar los equipos sin mucho frío, saliendo del agua con cierto calor y disfrutando después de una comida al aire libre en un entorno precioso, la Balsa de Valdemoro.

Laguna de la Cruz

Todos los años ejecutamos la limpieza de fondos de algún humedal, de hecho, antes de terminar una vamos pensando en la siguiente. En todos, Montcortés, Somolinos, Gitana, etc, hemos podido aportar algo, además de la mejora que aporta la limpieza en sí, hemos podido contribuir al conocimiento, aportando datos a los servicios de Medio Ambiente, de Cultura y a organismos científicos.

Imagen de la laguna de la Cruz al llegar

Como en todas las jornadas que ejecutamos en la zona este de España, nuestro punto de encuentro fue Arganda, donde dejamos los coches y unificamos el transporte con el fin de realizar una aproximación sostenible defensiva. Aprovechando, además, para organizar éste y otros trabajos mientras viajamos. Llegamos sin mayores problemas, parando, como en anteriores ocasiones, a tomar café y continuando después el viaje hasta Cañada del Hoyo, donde comprobamos que, esta vez, el acceso al punto limpio no estaba cerrado.

Preparando los equipos

Con el objetivo de no impactar en la laguna, preparamos los equipos de buceo, de fotografía y de limpieza en el aparcamiento, que, ya a esas horas, estaba bastante transitado.

Organizando el material

Llegamos a la laguna que nos recibió con algo más de temperatura que la jornada anterior, algo que, aunque parezca insignificante, es bastante importante, especialmente porque había sido la tónica habitual en la zona los quince días que habían transcurrido entre las dos jornadas de trabajo que hemos ejecutado. La consecuencia fue que encontramos una laguna que ha comenzado a moverse con las térmicas y en la que la temperatura ha aumentado, lo que ha producido que la visibilidad decrezca, bien por la puesta en marcha de nutrientes, o por la puesta en suspensión de otros elementos. Fuera el motivo que fuese, el caso fue que la visibilidad era mucho más reducida que en la jornada anterior.

Desgraciadamente, este factor limitó los trabajos en dos sentidos. Por un lado impidió poder documentar gráficamente tanto la ferroclina como los elementos de interés observados en la jornada anterior. Y por otro, limitó también la detección de desechos.

Entrando en el agua

La jornada estuvo compuesta por dos inmersiones ejecutadas por dos parejas de buceadores. Recorriendo la corona circular objeto de la limpieza en dos ocasiones. La baja temperatura del agua, a solo 6º, a pesar de haberse incrementado un par de grados con respecto a la jornada anterior, fue un factor muy limitante, decidiendo hacer inmersiones de no más de media hora por seguridad.

Equipándonos para entrar

Desde casi nuestra llagada y durante toda la mañana estuvimos muy bien acompañados, ya que recibimos la visita de Carlos Villar Díaz, del Servicio de Cultura en Cuenca, y de Nicolás Hernández Monedero, director-conservador de este espacio protegido. Compañía muy importante para la asociación, ya que desarrollamos actividades en su ámbito de actuación, y muy agradable en lo que respecta al trato personal.

Tras finalizar las inmersiones, mientras una parte del equipo recogía el material, otra parte evaluó los escasos restos encontrados y los almacenó para desecharlos en Cañada del Hoyo.

Víctor pesando los desechos recogidos

Javi y Víctor anotando datos de la basura recogida

Imagen de la basura recogida

Una vez finalizada la jornada de limpieza nos acercamos a Valdemoro de la Sierra para conocer de primera mano su famosa "Balsa de Valdemoro", terraza de travertino de grandes y espectaculares dimensiones, una cascada tobácea por la que se descuelga un afluente que va a parar al río Guadazaón.

Imagen de la cascada

Dani y Víctor bajo la cascada

Se trata de una barrera de travertino activa en la actualidad que ha sufrido un deterioro importante al realizar el hombre dos acciones devastadoras. Por un lado, se construyó un molino para aprovechar la energía del agua, siendo objeto de grandes modificaciones antrópicas, ya que solo hay que subir a la cumbre de la cascada para observar los canales labrados por la mano del hombre para poder dirigir el agua hasta el molino. Y, por otro lado, se desecó la balsa para crear campos de cultivo. Acciones que han propiciado que la mayor parte del travertino no esté activo actualmente y que solo su tercio septentrional continúe funcionando.

Canales labrados

Imagen del canal

Cascada de la Balsa

El molino se encuentra abandonado y totalmente arruinado, quedando únicamente las paredes en pie, mientras que el canal que aportaba agua desde el margen meridional está parcialmente destruido a su paso por la base del travertino.

Imagen del molino

Imagen del molino

El Ayuntamiento ha construido un refugio y una zona de picnic en la pista de acceso que permite visitar la barrera. Éste fue el lugar donde aprovechamos para comer y comentar la jornada antes de pasear y disfrutar por lo que, a pesar del estado degradado, es aún un paraje excepcional que merece ser visitado.

Víctor en la Balsa

Imagen de la barrera

Volvimos hacia Madrid sin mayores problemas, dejando los escasos restos extraídos por la mañana en el contenedor que hay en la calle principal de Cañada del Hoyo.

Ahora queda el trabajo de gabinete, analizar los datos y presentar la memoria final a las diferentes Administraciones que nos concedieron el permiso.

Miembros de Gemosclera satisfechos por el trabajo  en la Laguna de la Cruz

Atentamente,
® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación