Actividad en el Lago de Sanabria (Zamora)

Otras actividades - Actividades de interpretación

El sábado 4 de junio nos acercamos al Parque Natural del Lago de Sanabria con el objetivo de realizar una inmersión en el lago para valorar el estado del mismo con la entrada del buen tiempo.

Víctor en el Lago de Sanabria

Este fin de semana hemos estado realizando unos trabajos en el Lago y como siempre hemos podido disfrutar de sus fondos y de sus singularidades. Es más, junio es una época muy buena para trabajar en el Lago porque las condiciones mejoran considerablemente.

La jornada comenzó en Madrid, desde donde nos desplazamos saliendo un poco más tarde de lo que solemos hacer. Sin embargo, en esta época del año nos cuesta madrugar un poco más, ya que vamos acumulando cansancio durante el invierno.

El Lago nos recibió con un día espléndido, soleado con apenas nubes y sin viento. Lo que, junto con una marcada estratificación, nos permitió encontrar una excepcional visibilidad. La visibilidad habitual en estas fechas.

Pilar haciendo fotos en el Lago de Sanabria

Últimamente nos está tocando realizar inmersiones bastante profundas para tratarse de un lugar con limitaciones reales respecto a medios hiperbáricos disponibles. No obstante, pudimos bajar hasta los 37 metros (41 aparentes) sin más problemas que los asociados a la temperatura (6ºC), a un poquitín de narcosis y a haber tenido cuidado con la preparación de la mezcla de gas. A esas profundidades, si no se calcula bien se puede tener una hiperoxia.

Pilar a 36 metros en el Lago de Sanabria

Como ya hemos comentado, tuvimos muy buena visibilidad porque el lago se encontraba claramente estratificado. No obstante, nos chocó encontrarnos la termoclina tan arriba, ya que empezaba a escasos cinco metros, seguramente por encontrarnos en una seca.

Restos de actividad humana en el Lago

A 36 metros únicamente las bacterias son capaces de proliferar

Surgencias de aguas sulfurosas con cianobacterias a su alrededor

También pudimos disfrutar de la subida de la boga como en años anteriores por estas fechas. En la zona de trabajo es habitual observar grandes bancos de bogas que se juntan para subir por el río y desovar.

Los bancos de bogas llegan a tener tamaños espectaculares en esta época del año

Después de bucear nos fuimos a la zona de Bouzas a comernos un bocadillo y retomar fuerzas para volver a Madrid. Momento en el que ya planeamos cuando volver a este espacio protegido al que tanto nos gusta dedicar esfuerzos.

En fin, que fue una dura y bonita jornada que repetiremos en cuanto podamos, ya que ahora toca irnos a Francia a muestrear margatitíferas para el CSIC y la Universidad Francois Rabelais.

Pilar y Víctor comiendo en el Lago de Sanabria

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación