Visitando humedales y estableciendo contactos en el Meadows Center de Texas (USA)

Otras actividades - Actividades de interpretación

Aprovechando que algunos miembros de la Asociación están de viaje por América del Norte, hemos visitado algunos humedales Tejanos. Este famoso estado norteamericano, mucho más conocido por su desierto, su ganado y su petróleo, esconde en su interior un buen número de acuíferos que aportan sus aguas a ríos como el famosísimo río Colorado.

Barco en Springs Lake

En esta ocasión hemos visitado las surgencias de Barton Creek en el río Colorado y el Springs Lake del río San Marcos, contactando en este último lugar con el grupo de buceo científico del Meadows Center de la universidad de Texas, con quienes pudimos intercambiar experiencias.

1. Barton Creek springs

Ortofografía del complejo de Barton Creek

La primera zona de surgencias visitadas se encuentra en el propio río Colorado a su paso por Austin, capital de Texas. Las surgencias se encuentran en un pequeño afluente a escasos 500 metros del cauce principal en un paraje conocido com Barton Creek.

El arroyo que llega a la piscina de Barton Creek

El cauce se encuentra muy modificado a la altura de las surgencias, ya que hace un siglo se construyó un dique que incrementó el volumen de agua remansada, se construyeron muros en sus márgenes y se desviaron algunas de las surgencias para su uso recreativo. Uso que se mantiene actualmente a pesar de contar con especies endémicas y en peligro de extinción en sus aguas.

Vista de la piscina con el centro de Austin al fondo

Para poder acceder y bañarse en estas surgencias, convertidas en piscinas, basta con abonar unos cinco euros y cumplir con las normas claramente reflejadas en los carteles indicadores. Entre los que destacan aquellos que informan acerca de las especies más singulares, como las dos especies de salamandras endémicas del lugar.

Cartel explicativo acerca de las salamandras

La Administración americana es consciente del valor de este lugar y mantiene un centro de interpretación, cartelería didáctica acerca de los valores que presente y un grupo de vigilantes que se encargan de la seguridad de los bañistas y de hacer cumplir con las normas.

Margen izquierdo de la piscina con un socorrista subido en su torre de vigilancia

Los fondos de la piscina son claros y de color azul turquesa tal y como corresponde a un lugar de este tipo; según pudimos saber cada cierto tiempo el nivel del agua es reducido para facilitar la tasa de renovación.

Vegetación sumergida

Las surgencias se pueden encontrar en el tercio superior de la piscina y se presentan como fisuras entre las rocas entre las que mana el agua. Desgraciadamente, la de mayor tamaño es dificil de observar ya que se encuentra bajo un trampolín instalado para que la gente salte.

Detalle de las surgencias subacuáticas

Las especies vegetales que se pueden observar en su interior se corresponden con lugares oligotróficos y de escasa corriente. Desarrollándose más en las zonas de menor cota y corriente. No obstante, se pueden observar algunas algas filamentosas en las zonas de mayor profundidad y menor corriente.

Dentro de las especies animales destacan negativamente las especies de peces introducidas por el hombre, las cuales han limitado la distribución de sus habitantes más singulares, las dos especies de salamandras acuáticas endémicas de Barton Creek. Aunque difícilmente observables durante el día, mantienen poblaciones que están siendo estudiadas bajo el amparo de un proyecto oficial.

Algas filamentosas acompañadas de cangrejos americanos.

Aguas abajo del muro de la piscina el uso es público, pudiendo observarse usos mucho mas agresivos tales como el baño en el cauce, el remo, etc.

Barton Creek aguas abajo del muro.

En resumen, Barton Creek Springs es un oasis dentro de una gran ciudad norteamericana que hay que intentar mantener como sea. Aunque desgraciadamente no haya sido gestionado como el siguiente lugar que visitamos, las surgencias del río en San Marcos, también conocidas como Springs Lake.

2. Springs Lake y el Meadows Center.

Aunque no es extraño que haya ríos que nacen de surgencias o manantiales, el nacimiento del río San Marcos es singular debido a la gran surgencia que le da vida. Sobre todo por estar junto a una ciudad como la de San Marcos y por haberse salvado recientemente de una degradación irreversible.

Ortofografía del complejo de Springs Lake

Springs es un pequeño lago represado en la cabecera del río San Marcos (San Marcos, Texas, Condado de Hayes). La pequeña presa que incrementa su profundidad fue construida en 1848 con el fin de abastecer eléctricamente a un molino, siendo la presa más antigua de Texas.

Durante el siglo XX, desde 1946, fue utilizado como un parque de atracciones, ya que sus cristalinas aguas permitieron disfrutar a los espectadores de las muchas especies de peces presentes en el mismo. Para ello se construyeron barcos con fondo de vidrio a los que siguió, en 1951, el primer teatro submarino. Por último, en 1969 se utilizaron cerdos entrenados para ampliar los espectáculos.

Restos de usos anteriores

En 1994 la Universidad Estatal de Texas compró el lugar, cambiando radicalmente su uso y dedicándolo a la conservación y la educación. Esta adquisición ha permitido a la Universidad preservar este lugar único, al tiempo que proporciona una experiencia educativa para el público.

En muy pocos lugares del mundo el público puede observar directamente las surgencias de un acuífero, especies en peligro de extinción y restos arqueológicos. Además de los aspectos ecológicos únicos, una excavación arqueológica subacuática en Spring Lake descubrió objetos de los indios Clovis que datan de hace más de 12.000 años, siendo estos los habitantes más antiguos conocidos del hemisferio occidental. Según los informes del Dr. Joel Shiner, arqueólogo subacuático, este es el lugar habitado de forma continuada con mayor antigüedad de América del Norte.

El Meadows Center y el Springs Lake

En este escenario y con la ayuda de Taylor Heard, responsable de las actividades subacuáticas del Meadows Center, y de Alejandro Aguirre, guía del centro de interpretación que tiene este centro de investigación, pudimos conocer de primera mano este excepcional lugar ya que el 18 de julio mantuvimos una reunión con ellos para intercambiar experiencias y realizar una inmersión. Hecho que no olvidaremos nunca ya que fue una jornada inolvidable por el trato que nos dieron y la información que pudimos intercambiar con ellos. Hemos quedado muy agradecidos y esperamos poder hacer de anfitriones cuando alguien del Meadows Center venga a España.

Inmortalizando el momento con Taylor

Las surgencias se encuentran entre los 5 y los 12 metros de profundidad, aportando paisajes espectaculares dada la gran visibilidad que hay en el humedal.

Vista general de una surgencia

Detalle de la profundidad a la que se encuentran las surgencias

Detalle de una surgencia

En cada claro que dejaba la vegetación se pueden observar multitud de restos de fabricación de útiles de piedra y puntas de flecha.

Paisaje subacuático de gran valor

Taylor buceando

Restos de las cuadrículas de la excavación

Restos de las guías para montar cuadrículas de la excavación

Saliendo del agua tras la inmersión

El día 19 de julio visitamos de nuevo el centro para poder ver las surgencias como lo hacen los demás visitantes. En esta ocasión fueron Alejandro Aguirre (piloto) y sus compañeros quienes nos acompañaron en la visita. Cabe destacar que nos sorprendió muy gratamente el enfoque que dan a las explicaciones que dan a los visitantes ya que es bastante completa y precisa.

Alejandro (piloto) y un compañero  durante la visita guiada dentro del barco

Los barcos son de construcción robusta y con el fondo de cristal para poder apreciar cómodamente las surgencias.

Un barco atracado en la orilla

Detalle del interior de los barcos

Alejandro y su compañero dando detelles mientras los visitantes pueden observar los fondos.

También visitamos más despacio el centro de interpretación que hay en las instalaciones del Meadows center, pudiendo observar tranquilamente las dos salas que lo componen. Nada más entrar nos recibe la sala principal con su gran pecera en la que hay una representación de las especies de peces más singulares

Visitando el centro

En la sala principal se pueden observar restos patrimoniales de gran valor. Recordemos que se trata del yacimiento arqueológico con restos más antiguos y de uso permanente de toda Norteamérica.

Vista general de la sala principal con los restos arqueológicos en primer plano

Detalle de algunos de los restos encontrados en las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en el humedal

También se pueden encontrar muestras de la gamba gigante del río San Marcos, los caparazones de las especies de tortuga presentes, iuna zona para que los más pequeños puedan interpretar el medio, una zona audiovisual, etc..

Detalle del caparazón de una gamba gigante del río San Marcos

Detalle de los caparazones de las tortugas presentes en el humedal

En la sala secundaria se presentan principalmente peceras con los peces y salamandras endémicas del humedal.

Vista general de las peceras con los peces y las salamandras

En el humedal se pueden observar dos especies de salamandras endémicas. Una de ellas es ciega y aparece esporádiacamente ya que vive dentro del acuífero, saliendo únicamente cuando la corriente de las surgencias las expulsa.

Detalle de una de las salamandras autóctonas

Los peces también tienen especies endémicas, destacando un par de especies de pequeños peces sin vejiga natatoria.

Detalle del Darder de río

Hay que agradecer a la Universidad de Texas el esfuerzo en restaurar este espacio protegido y por el trato que nos han dado. Esperamos que en futuras visitas podamos seguir estableciendo lazos con este centro de investigación. Mientras tanto, nos quedamos con los gratos recuerdos que nos han dejado, tanto el humedal como el personal del Meadows Center con el que hemos tratado, Taylor y Alejandro.

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación