Jornada de control de testigos de sedimentación en la Laguna de Somolinos (Gu)

Limpiezas de fondos - Limpieza fondos Laguna de Somolinos

El Sábado 30 de julio nos acercamos a la Laguna de Somolinos con un triple objetivo, observar el estado de los testigos de sedimentación instalados hace nueve meses, comprobar si se ha producido reclutamiento de basura y por último recuperar una trampa de sedimentación que se les había quedado a unos científicos.

Pilar buscando los testigos de sedimentación en la Laguna de Somolinos

A pesar de la ola de calor que estamos sufriendo este verano y que además esta zona se caracteriza por presentar escasas precipitaciones en julio, no es un lugar especialmente caluroso. Esto nos permitió equiparnos y organizar todo el material de forma muy cómoda hasta que llegamos al agua, que se mantiene siempre a una temperatura bastante fresca (12ºC) para tratarse de una laguna que apenas sobrepasa los 7 metros de profundidad.

El día comenzó en el punto de encuentro habitual cuando trabajamos en el norte de España, saliendo a las 8:00 y llegando a la laguna a las 9:45. Nos vestimos y preparamos el material de buceo, de muestreo y de fotografía y vídeo mientras organizábamos el itinerario y las actividades bajo el agua.

Saliendo de la laguna

Lo primero que hicimos fue buscar el testigo de sedimentación principal que habíamos instalado durante la jornada de septiembre de 2015. Los testigos habían sido colocados, al finalizar la limpieza de fondos selectiva que ejecutó esta asociación, para poder estimar el tiempo que tardan los residuos en desaparecer bajo los sedimentos que caen al fondo de la laguna.

Estado original del testigo principal antes de ser instalado en octubre del 2015

Estado original de los tres testigos secundarios antes de ser instalados en octubre del 2015

Víctor comprobando la cantidad de sedimentos acumulados desde octubre del 2015

Lo encontramos en el lugar donde lo habíamos dejado con una importante capa de algas y bacterias tapando los elementos que contenía. De hecho, ya no se apreciaban más que la forma de la botella de plástico y la lata, el resto permanecía bajo esa capa.

Tras medir la potencia de esa capa que tapizaba el testigo nos fuimos a recorrer la laguna en sentido antihorario buscando los otros tres testigos, pudiendo encontrarlos sin mayores problemas. Dos de ellos, los que se encuentran en los márgenes izquierdo y derecho presentaban las mismas condiciones que el principal, mientras que un tercero, el que se encuentra en la recula norte, no presentaba tantos depósitos.

Estado actual del testigo de sedimento nº 2

Víctor comprobando la cantidad de sedimento en el testigo nº 3

Estado actual del testigo de sedimento nº 4

Algo que nos llamó la atención es la casi total desaparición de las algas carofíceas del talud y del fondo. Aunque lo intuimos, no sabemos porqué está pasando, lo que es un hecho claro es que la vegetación del fondo se ha ido perdiendo año tras año y que se va sustituyendo por algas filamentosas y acúmulos de algas y bacterias tapizantes. Siendo la Groenlandia densa el único vegetal que logra mantener sus poblaciones más o menos estables.

De tapizar casi completamente los taludes y el fondo del vaso, las charas han reducido su presencia a una pequeña zona al norte del margen izquierdo. Es más, se observa poco vigor vegetativo para tratarse de Chara hyspida var. major y se encuentra totalmente cubierta de algas filamentosas.

Los fondos de charas han pasado a estar yermos

El talud ha perdido las carofìceas casi por completo

las charas que quedan están completamente cubiertas de algas filamentosas

A pesar de no ser objetivo de esta jornada, se extrajo una caña de pescar no observada durante las jornadas de limpieza anteriores, dando por hecho que se trata de reclutamiento.

Por último, nos dirigimos a la zona donde sabíamos que había quedado abandonada una trampa de sedimento hace unos años. Sabíamos de ella porque la observamos en la segunda jornada de limpieza y tras preguntar a los científicos que habían estado estudiando la laguna hace años, nos cnmfirmaron su naturaleza, quedando en extraerla.

Víctor extrayendo la trampa del CSIC abandonana

En esta ocasión pudimos dar con ella y extraerla sin mayores problemas, tirándola en el contenedor que hay junto al acceso a la laguna.

Víctor y Pilar antes de volver a Madrid

Con los objetivos cumplidos pero preocupados por los síntomas que observamos en la laguna salimos del agua, nos cambiamos, comimos algo y nos volvimos para Madrid. Esperamos que en futuras visitas la laguna recupere las poblaciones de carofíceas y que lo observado no sea más que un reflejo del estado de la misma.

Atentamente,
® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación