Buscando turba en la Laguna Grande de El Tobar (Beteta, Cuenca)

Campañas - Estudio monográfico Laguna Grande de El Tobar

El fin de semana del 17 y 18 de septiembre, aprovechando que estábamos en El Tobar celebrando la reunión anual familiar de la asociación, realizamos dos jornadas de trabajo en el proyecto de inventario de la turba que detectamos en 2014.

Laguna del Tobar

Nuestras jornadas de trabajo no se parecen mucho a las de los buceadores recreativos ya que suelen ser bastante madrugadoras por el desplazamiento de cientos de kilómetros que hacemos y por la necesidad de pasar desapercibidos. Sin embargo, en esta ocasion, pudimos bucear temprano sin tener que madrugar mucho. Ambos días pudimos entrar al agua con las primeras luces y esperando a que el sol asomase por el horizonte tranquilamente. Eso sí, Cuenca es Castilla y en septiembre hay que salir al campo abrigado.

Porteando el material hasta la laguna

Preparando el material en la lona de cambio

Mientras preparábamos los equipos se ultimaron los detalles de los trabajos que se habían planificado y que consistían en seguir documentando y geolocalizando la turba existente en esta laguna. Una vez preparados los equipos de buceo, trabajo y fotografía, se sincronizaron los GPS con cámaras y odenadores de buceo.

Sincronizando los GPS

Esta es la cuarta ocasión en la que buscamos e inventariamos turba. El motivo por el que la buscamos es que se trata de una auténtica biblioteca para los científicos potencialmente interesados en conocer tanto las especies que habitan la laguna, las que la han poblado, los usos del suelo realizados por sus pobladores, etc. Con este objetivo recorrimos parte de la laguna documentando los golpes y estratos de turba que encontrábamos, geolocalizándolos, documentándolos con fotografías y videos y tomando y anotando medidas.

Tomando notas de los datos de interés

Víctor tomando medidas de un estrato de turba

Golpe de turba

Los trabajos se desarrollaron con dos parejas de buceadores asistidos por los GPS, cuadernos de notas y cámaras de fotografía y vídeo. Así como el material de medición personal compuesto de cintas métricas y reglas de diferentes tamaños.

Trabajando con la cinta métrica

Estrato de turba

Como corresponde a esta época, el agua estaba marcadamente estratificada. La temperatura en la capa superior rondaba los 15ºC y la visibilidad era de unos 5 o 6 metros. Sin embargo, a partir de los 5 metros la visibilidad se reducía drásticamete y la temperatura decrecía hasta los 8ºC.

Los grupos siguieron itinerarios paralelos el primer día, dedicándose una pareja a dimensionar los estratos inferiores y la otra a documentar los acúmulos junto a las terrazas, encontrando también algunos restos antrópicos.

Restos antrópicos

Turba

Sin embargo, el segundo día cada pareja siguió caminos totalmente diferentes. Mientras que la primera se dedicaba a dimensionar unos estratos ya conocidos, la segunda se dedicó a buscar nuevos emplazamientos de turba, desde la entrada a la laguna por el margen opuesto a la entrada del canal de la Tosca hasta la zona de los nenúfares, pasando por una zona casi impracticable por la gran cantidad de Miriophilium.

Fondo de la laguna lleno de vegetación

Imagen de los nenúfares

Finalizamos los trabajos con los objetivos cumplidos. Como en anteriores jornadas hemos seguido encontrado la presencia de estratos de turba con valiosa información relacionada con valores culturales y naturales. En futuras ocasiones seguiremos cerrando los lugares de la laguna donde todavía no hemos buscado turba.

Gemosclera en la laguna del Tobar

Laguna del Tobar

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación