¡Una jornada menos para cerrar la prospección en Bouzas! (P.N. Lago Sanabria y Alrededores, Zamora)

Campañas - Prospección subacuática Bouzas

El domingo 27 de noviembre hemos vuelto al Lago de Sanabria para continuar con los trabajos de prospección que estamos desarrollando para los servicios territoriales de Cultura de Castilla y León en Zamora.

Imagen del Lago de Sanabria

En esta ocasión nuestro objetivo era obtener las coordenadas de los dos puntos principales de la poligonal que hemos trazado bajo el agua y que delimita la zona con restos.

Restos de la hospedería del Balneario de Bouzas

No se puede hablar del Lago de Sanabria sin nombrar su majestuosidad en un día frío y tranquilo de otoño. Llegar al Lago un día de noviembre, tras haber nevado los días anteriores, asegura al visitante una explosión de colores saturados que en pocos sitios se pueden ver. Y si además se presenta una mañana sin viento el Lago reflejará este paisaje, duplicando su vistosidad.

Panorámica del Lago con una explosión de colores otoñales

La jornada empezó con los preparativos previos: la autoprotección, la organización final de los trabajos y la preparación de los GPS con los que íbamos a calcular las coordenadas de los vertices de la poligonal.

Gejo preparando las boyas de los GPS

Subir los vértices desde 27 metros de profundidad en este lago con una precisión menor de 1,5 m y una tolerancia aceptable había implicado diseñar un sistema, sobre todo si se tiene en cuenta que los medios con los que contamos son los relativos a una pequeña asociación de voluntarios. Si se quieren obtener resultados precisos hay dos formas de hacerlo: con dinero o con esfuerzo. A nosotros nos tocó hacerlo con el segundo método. No obstante, los trabajos quedaban asegurados, ya que en el grupo contábamos con los conocimientos de dos topógrafos.

Para ello habíamos ideado un sistema basado en un GPS situado en una boya, la cual estaría suspendida sobre los vértices mediante una pesada cadena que aseguraría la verticalidad del sistema. Quien haya trabajado bajo el agua sabe lo que significa trabajar con este tipo de materiales tan pesados. Debiendo organizarnos y planificar un procedimiento de despliegue que nos permitiese hacerlo en unas aguas frías y oscuras. Para ello utilizamos en esta ocasión uno de los kayac con los que contamos y que dió apoyo a dos parejas de buceadores, una para cada vértice.

Javi y Gejo preparándose antes de entrar al agua

Javi y Gejo con todo preparado antes de sumergirnos

Nada más sumergirnos observamos que el Lago ya ha mezclado sus aguas puesto que la temperatura y la visibilidad se han reducido considerablemente desde que estuvimos el mes pasado. A 28 metros la visibilidad no fue nada buena y la temperatura fue de 6ºC.

El trabajo aparentemente era sencillo, introducirnos en el agua siguiendo las poligonales que hay marcadas en profundidad, encontrar los dos vértices, subir una boya, descolgar por la boya la cadena y fijar ésta para que los GPS tomaran datos durante un tiempo de un mínimo de 20 minutos. Con esos datos ya podríamos hacer las correcciones necesarias para obtener las coordenadas correctas.

La poligonal marca los futuros límites de la parte subacuática del yacimiento de los Baños de Bouzas

En ambos vértices los trabajos se desarrollaron sin más contratiempos que una de las boyas quedó atascada y hubo de dejarse para ser extraída en un futura jornada.

Gejo fijando la cadena en el fondo

Tras colocar los GPS, ambas parejas subieron tranquilamente ya que tras trabajar 20 minutos parados a 28 metros (31 aparentes), con oscuridad absoluta, el agua a 6ºC, les esperaba un duro porteo con 3ºC en superficie y un suelo bastante resbaladizo. Con ligera hipotermia y estas profundidades hay que tener cuidado de caer o de padecer una enfermedad descompresiva.

Esta lago siempre nos sorprende. Unas veces lo hace de forma negativa, ya que es muy difícil comprender cómo llegan desechos al agua, más si se observan a grandes distancias de la orilla restos que pesan mucho.

¿Cómo y para qué ha podido llegar un neumático a este sitio?

De todas maneras, siempre hay otros valores que nos agradan el poco rato que podemos disfrutar tras los trabajos. Mientras hacíamos la parada profunda a 16 metros observamos unas formaciones de bacterias con forma de moneda de unos 15 cm de diámetro que nunca habíamos visto. Este tipo de formas se suelen generar en fondos planos y alrededor de alguna pequeña piedra, no acumuladas unas encima de otras e inclinadas.

Acumulos de restos bacterianos con forma de disco

Mientras tanto, los compañeros del kayac subieron las cadenas, recogieron los GPS y recogieron el resto del material que había quedado en la orilla.

Víctor y Javi recogiendo los GPS

Ya solo nos quedaba recoger todo el material, asegurarnos de que los GPS tenían los datos correctos y ponernos a comer tranquilamente.

El Lago con nieve en San Martín de Castañeda

La tarde se estaba poniendo fría por lo que decidimos recoger los restos de la comida e irnos. Nos quedaban casi cuatro horas de viaje y una taimada entrada a Madrid por delante. Nos pusimos en marcha hacia Madrid con mucho frío en el cuerpo pero contentos por haber conseguido lo que nos habíamos propuesto durante la semana.

Cuánto vamos a echar de menos a nuestro Land Rover el día que nos diga adiós

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación