En busca de más surgencias subacuáticas en la Laguna Conceja, P.N. Lagunas de Ruidera (CR)

Campañas - Inventario surgencias Laguna Conceja

El sábado 7 de enero comenzamos las actividades del año que acaba de empezar en uno de nuestro sitios favoritos, el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, desplazándonos a la laguna Conceja para continuar con los trabajos del proyecto de inventario de surgencias subacuáticas. Queríamos seguir buscando surgencias y ver cómo se comportaban las ya conocidas durante el período invernal.

La laguna Conceja en un día frío

No es el primer año que comenzamos las actividades, después de las vacaciones de Navidad, en este espacio natural. En este Parque hemos y seguiremos realizando numerosas actividades, ya llevamos muchas y tenemos unas cuantas en marcha, sobre las que iremos informando. Hemos hecho actividades de interpretación, visitas guiadas, hemos impartido formación a miembros del Seprona, GEAS, bomberos, guías empresas de turismo activo, y además en él hemos realizado uno de nuestros proyectos más bonitos, el diseño, fabricación e instalación de un panel informativo sobre las náyades presentes en las lagunas de Ruidera.

Hace casi un año comenzamos el proyecto que tenemos entre manos, el inventario de surgencias subacuáticas en la laguna Conceja, con el que se pretende seguir contribuyendo a la conservación de la biodiversidad del Parque Natural de las Lagunas de Ruidera. El objetivo de este proyecto, que realizamos en colaboración con el grupo de investigación Geohumedal, de la Universidad Autónoma de Madrid, es contribuir al conocimiento acerca de los diferentes valores abióticos que se presentan en los fondos de esta laguna, la más protegida de este espacio natural.

Con el objetivo de seguir los trabajos en la Conceja y explorar alguna zona más cercana a este humedal, madrugamos y nos escapamos a Ruidera. Una vez llegados al punto de inmersión, preparamos los equipos de buceo, fotografía y vídeo mientras ultimábamos los detalles de los trabajos que habíamos planificado.

Preparando los equipos en la lona de cambio.

Con todo preparado nos sumergimos en una laguna que nos recibió gélida, tal como se esperaba, pero con una visibilidad muy mala, lo que sí que nos sorprendió y dificultó mucho los trabajos de documentación.

Formaciones estromatolíticas en el margen de la Laguna Conceja.

Río Pinilla en su entrada en la Laguna Conceja.

Durante la inmersión se pudieron observar los efectos de la época en la que nos encontramos, destacando una mezcla de aguas excepto en la que entra procedente del río, un nulo estado vegetativo de la vegetación, una falta de peces activos y cadáveres de animales que no han logrado superar las condiciones actuales.

Buceador fotografiando un black bass.

A pesar de la mala visibilidad y de que no estaba expulsando casi agua, pudimos documentar una de las surgencias que teníamos localizada pero que no habíamos documentado aún; aunque de forma difusa, en la siguiente fotografía se puede observar una de ellas.

Surgencias en los fondos de la Laguna Conceja.

Tras salir del agua nos cambiamos, recogimos el material y lo metimos en el coche. Tras un chocolate caliente para recuperar el calor después de tanto tiempo en el agua, nos fuimos a visitar la surgencia escasamente documentada que hay en el margen izquierdo de la laguna y a la que es muy difícil acceder.

Para poder visitarla hay que cruzar el río Pinilla y esto solo se puede hacer por las casas que hay unos metros al sur de la antigua central del Ossero o por la pista que llega procedente de la Laguna Blanca.

Aguas arriba de la presa el río llega procedente de la Laguna Blanca.

Restos de la presa que desviaba aguas para la central del Ossero.

Detalle del estado actual de los ingenios instalados.

Aprovechamos para visitar los restos de la antigua central hidroeléctrica que quedan en la zona del Ossero, donde, con unas temperaturas algo más altas, pudimos descansar y disfrutar del entorno comiendo algo.

Aguas abajo de la presa el río sale en dirección norte buscando la Laguna conceja.

Una vez ya en el margen izquierdo, a la altura de la surgencia, se aprecia que en esta zona la sucesión vegetal está mucho menos afectada por las actividades antrópicas. Pudiendo observar la falta de campanillas y otras especies indicadoras de ruderalización.

Ojo de la surgencia del margen izquierdo.

Panorámica del ojo.

Con algo de trabajo logramos atravesar los carrizos y acceder a la surgencia, ya que queríamos examinarla de cerca y documentarla, ya que no hemos encontrado muchos datos sobre este pequeño humedal. En los márgenes del ojo se observa que éste es usado por grandes animales para beber, ya que hay una corona de vegetación muy pisada a pesar de tener los carrizos casi dos metros de altura. Otro de los aspectos que destacan es la falta de vegetación en los márgenes, signo casi inequívoco de que se seca en épocas estivales.

Detalle de los fondos del ojo casi sin vegetación.

Tras esta primera visita al ojo, se dio por terminada la jornada, volviendo a Madrid y esperando poder volver lo antes posible para continuar con el proyecto.

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación