Comprobamos el estado de los nenúfares que traslocamos en mayo (Cuenca).

Campañas - Contribución a la conservación del nenúfar blanco

Este lunes 3 de julio, a petición de los Servicios Territoriales de Medio Ambiente en Cuenca, nos acercamos a la Laguna de Uña para comprobar el estado de los propágulos de nenúfar blanco transplantados en mayo.

Víctor y Enrique trabajando en el agua.

Mientras que en el embalse de Molino de Chincha ya se han observado cinco plantas con hojas flotando, en la laguna de Uña no se han visto hojas en la superficie. Había que ir a ver in situ qué está pasando.

Estos días atrás, Enrique Montero ya nos había enviado esta fotografía que demuestra que la masa presente en la laguna pequeña de El Tobar, de la que se habían extraído los propágulos, no parece estar afectada. O por lo menos eso es lo que se aprecia desde fuera del agua.

Vista general de la laguna pequeña de El Tobar en la actualidad.

También nos había enviado estas dos fotografías de los cinco propágulos que habían agarrado en el embalse de Molino de Chincha.

Vista general de los cinco nenúfares en el embalse de Molino de chincha.

Detalle de los cinco nenúfares en el embalse de Molino de chincha.

El problema que le preocupaba es que todavía no se han observado hojas de nenúfar en la laguna de Uña, el segundo lugar dónde se habían plantado. Teniendo en cuenta que esta laguna contiene unas características supuestamente más idóneas, no parece lógico que agarren en el embalse y no lo hayan hecho en la laguna. Se planteó la necesidad de ir y se organizó una jornada con el objetivo de la observación directa bajo la lámina de agua del estado de los plantones. La primera duda que había surgido era si la competencia radical de las masas de Hippuris vulgaris ha podido influir o no.

La jornada de trabajo comenzó a las 13:00 en nuestro lugar habitual de salida para los trabajos de esta zona, Arganda (Madrid) y con llegada a Uña a las 17:00. Una vez que habíamos llegado todos al punto de encuentro, el restaurante La Laguna, nos dirigimos hacia la laguna y aparcamos junto a la pista que la rodea.

Cuando estábamos preparándonos para portear el material, tuvimos la suerte de observar cómo un ciervo jóven se acercaba a un pastizal cercano y se ponía a comer tranquilamente sin preocuparse de nuestra presencia.

Ciervo comiendo en las proximidades del arroyo del Rincón.

Con todo el material preparado nos pusimos en marcha, porteando todo por la pista que cruza el arroyo del Rincón, un paraje de gran belleza.

Pilar y Javi cruzando el puente del arroyo del Rincón.

En esta ocasión el porteo no fue duro, ya que únicamente había que transportar un kayac y un equipo de buceo con una botella de 6 litros durante cinco minutos.

Porteando el material por la pista de acceso.

Al llegar al punto de trabajo nos encontramos que la vegetación marginal había crecido mucho respecto a la primavera. Ya no se apreciaban claramente las macollas y en la superficie los Hippuris dominaban la lámina de agua.

Vista general de la laguna en la zona de trabajo con masas de Hippuris cubriendo a superficie.

Es más, la zona dónde se habían plantado los propágulos estaba casi cubierta en su totalidad. ¿Sería la competencia con los Hippuris la causa de que no hubieran asomado los nenúfares?

Imagen de la zona de repoblación.

Sin perder tiempo montamos el kayac, el equipo de buceo, el material fotográfico y el de georreferenciación. Echándolo al agua y saliendo a remo.

Enrique y Víctor comienzan a remar hacia la zona de repoblación.

Una vez en la zona, Enrique desde la barca y Víctor desde el agua empezaron a buscar los propágulos. Tardando un rato en encontrar algunos vivos. Mientras tanto los demás quedábamos en la orilla para ayudarles, entre otras cosas a encontrar la zona de plantación, ya que por seguridad la habíamos dejado sin marcar.

Enrique y Víctor llegan a la zona de repoblación.

Tardaron un rato en encontrarlos y nada más observarlos pudieron comprobar que había al menos 6 propágulos que habían agarrado. La respuesta a la falta de hojas flotando también fue resuelta, ya que no suben a superficie porque están siendo comidas por los peces, muy probablemente por las carpas.

Víctor comienza la búsqueda de los nenúfares.

Enrique y Víctor haciendo fotografías desde la barca.

Tal y como se observa en la siguiente imagen, se aprecia una hoja comida a grandes bocados.

Hoja de nenúfar comida por las carpas.

También pudieron comprobar que las yemas y las hojas sin desarrollar no son atacadas, sino que son comidas cuando han crecido y las hojas se han abierto. Los mordiscos no solo se producen en el limbo, también se observaron mordeduras de gran tamaño en los peciolos, como se ve en la imagen anterior.

Enrique haciendo fotografías desde la barca.

En la siguiente imagen tomada desde el kayac se observa una planta con tres o cuatros hojas sin desarrollar y aún sin ser atacadas por los peces.

Hojas incipientes de nenúfar entre los Hippuris.

Una vez que se había observado que los nenúfares también han agarrado en la laguna, Víctor y Enrique volvieron a tierra y recogimos el material.

Enrique y Víctor vuelven a la orilla.

Después de recoger el material y portearlo hasta los coches, pudimos apreciar la espectacularidad del caz del Río Rincón desde la pista de acceso.

Vista del caz del Río Rincón desde la pista de acceso al arroyo del Rincón.

Una vez cerrada la jornada y antes de salir de vuelta para Madrid, nos tomamos un refresco en el restaurante La Laguna de Uña, donde siempre nos tratan bien y donde nos hicimos la pertinente foto de familia.

Foto de familia con todo el equipo que participó en la actividad.

Con esta actuación se ha podido comprobar que se pueden extraer propágulos de las masas procedentes de las lagunas de El Tobar y que agarran con cierta facilidad tanto en el embalse como en Uña. No obstante, se crean otras dudas acerca del tiempo que se debe esperar para extraer más propágulos de El Tobar, acerca de cómo acabar con los ataques de las carpas en Uña y de si estos propágulos lograrán establecerse con reproducción sexual y mantener poblaciones viables.

Sabemos que es difícil y que queda mucho tiempo, pero por nosotros no va a perderse el nenúfar blanco en Castilla - La Mancha. Agradecemos a nuestros patrocinadores su ayuda y a los Servicios Territoriales de Medio Ambiente en Cuenca su confianza en nosotros. Desde aquí nos comprometemos en seguir trabajando para conseguir la conservación de esta especie.

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación