¡Segunda jornada de limpieza de fondos en la laguna de Taravilla! (Gu)

Limpiezas de fondos - Limpieza de fondos Laguna de Taravilla

El Sábado 8 de julio continuamos con el proyecto de limpieza selectiva de esta laguna, situada en el tercer mayor parque natural de España, el del Alto Tajo, en Guadalajara.

Dani antes de sumergirse

Esta es ya la tercera jornada de campo de este proyecto. Después de una primera de reconocimiento para ajustar, entre otras cosas, el plan de autoprotección, y de una segunda con inmersión para echar un primer vistazo, en ésta ya se iba a empezar a extraer resíduos de forma prioritaria. Algo que se pudo hacer sin contratiempos a pesar de que las tormentas que están recorriendo España estos días amenazaban la actividad.

La jornada, como siempre que realizamos actividades en la zona noreste, comenzó en el punto de encuentro de Alcalá de Henares. Una vez que llegamos todos y cargamos el coche, nos fuimos para Taravilla, vía Guadalajara, Alcolea del Pinar y Molina de Aragón.

Llegamos a las 10:00 y nos pusimos a preparar los equipos sin perder tiempo ya que las previsiones indicaban que llovería a media mañana.

Preparando los equipos en el merendero

Con los equipos preparados y el resto del material a punto, nos metimos en el agua y nos sumergimos. El grupo se dividió en dos que realizaron inmersiones por separado con itinerarios opuestos y diferentes. Un grupo recorrería todo el contorno de la laguna en la franja de los 4 a los 6 metros y otro entre los 6 y los 8 metros de profundidad.

Preparándonos para saltar al agua.

Esta laguna tiene varias singularidades que no habíamos visto hasta la fecha en lagunas de este tipo en españa. Lo primero que destaca es su actual estado del margen, ya que únicamente hay un punto de acceso al gua, muy antropizado, pero único. Todo parece indicar que la mano de un organismo gestor preparó la zona para recibir todo el impacto de los visitantes en un único punto.

Otro de los aspectos que nos ha llamado la atención es que no presenta una terraza de travetino que avance horizontalmente apoyada en las raíces de los carrizos. En esta laguna hay un muro de travertino de un metro aproximadamente.

Detalle del muro de travertino que rodea a la laguna.

Más abajo de ese muro se encuentra la segunda singularidad morfólogica que nos llama la atención, un talud constante en el vaso lagunar. El cual solo varía en dos puntos muy concretos. El primero se encuentra en el dique de travertino que impide el discurrir del agua.

Detalle de las rocas con evidentes signos de crecimiento estromatolítico.

El segundo se encuentra en el lóbulo occidental de la zona de entrada de aguas, donde la pendiente es menor debido a los depósitos de sedimentos. Hecho que permite estimar que los caudales aportados por escorrentía son escasos, ya que el agua no excava sino que deposita sedimentos. Además permite el crecimiento de la mejor masa de carofíceas (Chara hispida var. major). Vegetales que sufren mucho la presencia de corriente.

Detalle de las masas de Chara.

Volviendo al talud, la vegetación que se puede observar bajo la lámina de agua son los bayuncos (Schoenoplectus lacustris) que van perdiendo presencia en favor de Potamogeton coloratus. Esta planta, a su vez, va perdiendo la capacidad de ocupar superficie de talud en favor de algunos ejemplares sueltos de Chara hispida.

Detalle de las masas de bayuncos penetrando en el talud.

Potamogeton coloratus en el talud.

Detalle de las charas en el talud.

Otro de los aspectos del talud es su casi total pendiente constante, siendo algo menor únicamente en su base, donde llega a unirse con el fondo del vaso. Lugar donde fueron encontrados la mayoría de los desechos.

Detalle de un vaso de plástico en el fondo del talud.

Esta pendiente alta y constante del talud hace pensar que el mismo sufre un avance debido a los elementos orgánicos o inorgánicos procedentes del propio muro de travertino o generados por los seres vivos que la pueblan. Esta apreciación la fundamentanmos en que todo el vaso está lleno de derrubios más o menos significativos. En la siguiente imagen se aprecia uno pequeño.

Detalle de un vaso de plástico en el fondo del talud.

El fondo de la laguna se mantiene prácticamente constante entre los 10 y los 11 metros de profundidad, con algunos individuos de chara con escaso estado vegetativo en sus fondos. No obstante, mantiene una rica comunidad de poblaciones microscópicas en su fondo.

Detalle del final del talud en su inserción con el fondo.

Detalle del fondo con una roca.

El procedimiento de detección y extracción que estamos siguiendo en este caso está basado en el seguimiento de transectos paralelos a lo largo de toda la laguna, realizndo en ellos una búsqueda visual. En el caso de detectar un desecho se evalua la conveniencia de su extracción, realizándose mediante el uso de sacos de rafia que lleva cada pareja.

Javi buscando desechos.

Javi introduciendo un desecho en el saco.

Después de salir estuvimos evaluando las posibilidades que nos ofrecen varias sondas. Con ellas pudimos estimar la pendiente media del talud.

Javi y Gejo trabajando con las sonda y Dani con el transduptor en el agua.

Tras esta operación y recoger los equipos nos pusimos a triar y documentar los desechos extraídos. Observando que, si bien, no hay muchos y que la densidad es muy leve, casi todos tiene procedencia vandálica, ya que no tiene sentido encontrar únicamente desechos extradeportivos y cerca de la única entrada a la lámina de agua que tiene la laguna.

Javi, Víctor y Pilar triando y documentando los desechos.

Víctor y Pilar cargando los desechoas en los sacos.

Detalle de algunos desechos de origen vandálico.

Ahora toca evaluar la próxima actividad. De todas maneras, viendo los resultados obtenidos hasta el momento, no creemos que sean necesarias más que un par de jornadas más. Una para comprobar que no hay más desechos visibles y otra pasada la temporada estival para comprobar el nivel de reclutamiento.

Durante el camino de vuelta paramos, como ya va siendo costumbre, a tomar un café en Molina de Aragón. Población con mucha historia, capital de la comarca que contiene, entre otros un castillo espectacular.

Pilar en el mirador de entrada a Molina de Aragón procedentes de Taravilla

El castillo de Molina de Aragón, a pesar de ser destruido por los franceses, mantiene todavía parte de su esplendor gracias a las reconstrucciones que ha tenido.

Pilar en el mirador de entrada a Molina de Aragón procedentes de Taravilla

Después de la parada, nos volvimos rápidamente al punto de encuentro ya que teníamos compromisos familiares. Desgracidamante, la jornada se alargó un poco más ya que tuvimos que arreglar uno de los vehículos antes de volver a nuestras casas.

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación