Primeros trabajos de prospección en el Lago de Sanabria (Zamora)

Campañas - Prospección subacuática en la Isla

La semana pasada realizamos varias jornadas de prospección subacuática en el Lago de Sanabria. Tras la finalización de la llevada a cabo en la zona del yacimiento “Baños de las Bouzas”, continuamos nuestra colaboración con los Servicios Territoriales de Cultura de la Junta de Castilla y León en Zamora, realizando otra prospección del mismo tipo y objetivo en el yacimiento conocido como “La Isla”.

Miembros de Gemosclera en el Lago de Sanabria

Tras los trabajos de gabinete previos y una jornada de campo en la que realizamos, hace unos meses, algunas tareas de geolocalización, recibidos los permisos necesarios (Cultura, Medio Ambiente, Confederación Hidrográfica y Ayuntamiento), nos desplazamos al Lago a continuar con los trabajos de campo, en este caso los subacuáticos. La prospección, como la realizada en Bouzas, tenía por objetivo principal delimitar la zona en la que se encuentran, dentro del lago, los restos procedentes del yacimiento terrestre y así contribuir a la protección del Patrimonio histórico. Además de delimitar esta zona, se documentarían los materiales observados.

La Isla de las Moras es un islote situado en las proximidades de Ribadelago, a escasos metros del extremo oriental del peñón rocoso del Castro. En torno a un afloramiento rocoso natural que sirvió de basamento, se produjo un apilamiento intencionado de piedras; algo que se aprecia claramente bajo la lámina de agua, donde aparece un talud de rocas, no degradadas por el glaciarismo y dispuestas de forma regular, así como numerosos restos de origen antrópico.

Imagen de la Isla

Por las mañanas, en la zona de la Retorta, organizábamos el numeroso material que necesitábamos, el de buceo, fotografía, vídeo, georreferenciación, iluminación, comida, etc ya que el resto del día lo pasábamos en la Isla.

Preparando la canoa

Preparando el GPS

Preparando la cadena

Organizado todo el material, lo transportábamos en canoa hasta la Isla, a las que nos desplazamos a nado, ya que lo más lógico era organizar todas las inmersiones desde su superficie.

Organizando el material en la canoa

Dani transportando el material

Transportando el material

La Isla se convirtió durante dos días en nuestra base de trabajo, desde ella buceábamos, preparábamos el material y además descansamos y comimos entre los trabajos.

Equipos en la Isla

Víctor preparando el material

Descansando entre inmersiones

Durante varios días, ayudados por buceadores técnicos, colaboradores habituales cuando hay que realizar inmersiones profundas, reconocimos la zona. Se realizaron las inmersiones necesarias de reconocimiento y documentación, además de diferentes trabajos de georreferenciación.

Buceador

Dani a punto de sumergirse

Se documentaron espectaculares vigas de madera, algunas de un tamaño considerable, que se esparcen por el suelo o se encuentran sobresaliendo del talud. Además de madera, en la zona se pueden observar muchos restos de grandes bloques de piedra trabajada amontonados en el fondo, así como numerosas tejas.

Restos de la edificación de la Isla

Restos de madera

Tras largas jornadas de trabajo tuvimos la suerte de poder descansar en un sitio ideal, las cabañas de madera de nuestro amigo Javier Gallego, situadas además en un sitio tranquilo e idílico que desde aquí recomendamos a quien quiera disfrutar de estos parajes.

Logotipo de Cabañas Sanabria

Vista general de una de las cabañas con equipos de buceo secándose

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación