Comprobamos el estado de los nenúfares de las lagunas de El Tobar (Cuenca)

Campañas - Contribución a la conservación del nenúfar blanco

El jueves 1 de noviembre, aprovechando la jornada festiva y las previsiones de ausencia de precipitaciones después de unos días con nieve, nos acercamos a las lagunas de El Tobar, en Cuenca, a valorar el estado de las masas de nenúfar blanco.

Laguna Grande de El Tobar

La jornada arrancó temprano en el punto habitual cuando viajamos a esta zona de España, en la Nacional II, lugar donde reorganizamos el material en uno de los coches, en esta ocasión, en previsión de la nieve y el barro, un todoterreno. El viaje no se hace largo, sobre todo porque vamos ajustando la planificación y realizando el breafing de la jornada en las lagunas, donde llegamos poco después de las 9 de la mañana tras tomar un café en Beteta.

Pilar y Víctor en Beteta

Nos dirigimos primero a la Laguna Pequeña, con el objetivo de valorar el estado de la masa de nenúfar tras la extracción realizada. A pesar de las dificultades para acercarnos debido el terreno nevado y encharcado pudimos apreciar que no se ven claros en la vegetación, por lo menos a simple vista. Más adelante intentaremos sumergirnos para valorar mejor si se ha producido algún perjuicio.

Llegando al Tobar con el valle nevado

Dani observando la Laguna Pequeña

Detalle del estado de la masa de nenúfar en la lagua pequeña

A continuación nos acercamos a la Laguna Grande, a la entrada desde el canal que trae agua de la Tosca, donde empezamos a preparar el material y donde recibimos una de las alegrías del día, la visita de María Jesús Moreno, gestora de los espacios Natura 2000 en la provincia y a quien solo conocíamos por correo. Mientras preparábamos el material de buceo, trabajo, vídeo y fotografía, pudimos charlar con ella y compartir nuestros trabajos en estas lagunas y en otras de la provincia de Cuenca. Desde aquí agradecemos que se acercara a conocernos en un día de fiesta.

Laguna Grande de El Tobar

Entrada a la laguna desde el canal

Preparando el material charlando con María Jesús

Preparando el material de trabajo

Con todo el material preparado accedimos al agua desde la entrada del canal, tras el contratiempo del día, la rotura del cuello del traje de Víctor, lo que le imposibilitó bucear.

Dani antes de sumergirse

Nos dirigimos directamente a la masa de nenúfar situada a la derecha del canal. El objetivo era evaluar el estado de la misma, ya que, una vez comprobado que la traslocación de propágulos es viable, es importante valorar la capacidad que tienen las masas de las Lagunas de El Tobar para aprovisionar de propágulos a nuevas poblaciones.

Imagen del nenúfar

Durante más de una hora, a pesar de la baja temperatura del agua, nos dedicamos a documentar con fotografía y vídeo las plantas de nenúfar que encontramos en la zona elegida, gracias a una aceptable visibilidad para lo que nos tiene acostumbrados esta laguna.

Dani trabajando en el agua

Imagen del fondo

Tarjetas usadas para marcar los nenúfares

Terminada la inmersión, recogimos el material y comimos algo allí mismo antes de emprender el viaje de vuelta, ya que alguno de nosotros trabajaba al día siguiente. Además queríamos pasar por el embalse de Molino de Chincha para comprobar el estado de la masa de nenúfar que plantamos allí el año pasado.

Víctor y Dani en el embalse de Chincha

Detalle del estado actual de los nenúfares de Molino de Chincha

Tras comprobar como está, volvimos a casa con el trabajo planificado hecho y sobre todo después de pasar un día estupendo entre amigos.

Gemosclera en El Tobar

Atentamente,
® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación