Celebramos el Día Mundial de los Humedales 2019 inventariando surgencias en Ruidera

Campañas - Inventario de surgencias subacuáticas de Ruidera

El sábado 2 de febrero celebramos el Día Mundial de los Humedales como sabemos hacerlo, buceando e intentado colaborar en la conservación de los humedales a través de la contribución al conocimiento de los mismos.

Voluntario de Gemosclera antes de sumergirse en la laguna Tomilla

A pesar de que los pronósticos meteorológicos no eran nada buenos, nos acercamos al Parque Natural de las Lagunas de Ruidera para seguir inventariando las surgencias subacuáticas que presenta una de sus lagunas más protegidas, la laguna Tomilla.

Ya hemos inventariado y publicado las de la laguna Conceja y este año 2019 nos proponemos continuar con la Laguna Tomilla. Esta laguna, con una morfometría casi piramidal, presenta limitaciones para trabajar en ella, puesto que, aparte de su nivel de protección, presenta muy pocos accesos, aspecto que limita los trabajos, especialmente en invierno.

Voluntarios entrando al agua

Nada más llegar nos preparamos ya que hacía mucho frío y las previsiones indicaban que tendríamos rachas de viento de casi 40 kilómetros por hora.

Voluntarios desplazándose en superficie por el agua

Para poder acceder a la zona de trabajo tuvimos que desplazarnos en superficie casi 700 metros. En el punto elegido nos sumergimos y nos pusimos a comprobar las áreas que habíamos identificado en gabinete con una mayor posibilidad de contener surgencias.

Los fondos presentaban una capa ocre compuesta principalmente por diatomeas

Dani fotografiando una náyade

A diferencia de otros años, nos encontramos con los fondos de la laguna totalmente despoblados. Únicamente se pudo observar la corona de vegetación heliofita (carrizos y masiega) y algunos golpes de bayunco.

Los bayuncos forman golpes sueltos cerca de los 4 metros

A partir de los 4 metros dominaron las praderas de diatomeas, aportando un color ocre muy intenso. Entre las diatomeas se pudieron observar muchísimas náyades de tres especies (Unio delphinus, Unio Tumidiformis y Anodonta sp.), destacando que observamos reclutamiento en las dos especies del género Unio.

Detalle de ejemplares de Utricularia cubiertos por carbonatos posados en el fondo

En las zonas más profundas únicamente se observaron ejemplares sueltos de Utricularia, planta carnívora mesopleusofita que presentaba un estado vegetativo relativamente bueno a pesar de estar cubierta totalmente por carbonatos.

Víctor y Pilar desplazando el GPS

Las carofíceas que tanto abundan en los fondos de esta laguna no se mostraron como en otras ocasiones, presentándose de forma muy aislada y con un estado vegetativo muy degradado. Ni mucho menos alcanzaron las densidades observadas en anteriores inmersiones.

Las carofíceas presentaban un estado vegetativo muy deteriorado

Respecto a las surgencias, no siempre se pueden observar de forma directa, debiendo buscar también evidencias que indique la presencia de surgencias difusas. La presencia de rocas en el sedimento es uno de los indicadores que aportan estas evidencias. Aunque en este caso se trató de un falsa alarma.

Detalle de unas rocas aflorando entre los sedimentos lacustres

Otro de los aspectos que no se puede olvidar es documentar toda presencia de hechos de interés, como la presencia de restos de origen antrópico. Los cuales deben ser documentados detalladamente.

Víctor georreferenciando un palo de origen antrópico clavado en el fondo

Por último, nos acercamos a estudiar y documentar el paso de agua entre las lagunas Tomilla y Conceja. El cual se caracteriza por presentar una barrera a nivel de lana de agua.

Detalle del paso lleno de bayuncos en su zona más profunda

Aparte de observarse claramente los efectos de la corriente aguas abajo, nos resultó curioso observar la presencia de vegetación en todo su vaso. Este hecho permite suponer que no hay mucha aportación de agua entre lagunas, ya que si hubiera mucho agua, no habría vegetación, como así ocurre en otros pasos entre lagunas. En este sentido nos acordamos del existente entre la laguna Colgada y la del Rey, junto al hotel Entrelagos.

Detalle del paso lleno de carrizos en su zona más somera

Al final salimos con más de hora y media de inmersión con el agua a 6ºC y bastante frío en el cuerpo. Para calentarnos nos tomamos un chocolate caliente y comimos mientras realizábamos prácticas con el receptor GNNS que adquirimos el año pasado.

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación