Documentamos las surgencias y las lutoclinas de una de la lagunas del Complejo lagunar de Ballesteros (Cuenca)

Campañas - Documentación del Complejo Lagunar de Ballesteros

Las lagunas de Ballesteros forman parte de un complejo lagunar situado entre Arcas del Villar, Vilar de Olalla y Valdetórtola (Cuenca), aunque ha sido profusamente estudiado desde el punto de vista hidrobiológico e hidromorfológico, prácticamente no hay documentación gráfica de los valores presentes en sus fondos.

Pilar en el agua en la laguna de Barraganes

Este fin de semana Gemosclera ha vuelto a este complejo con el fin de contribuir al conocimiento de una de sus lagunas más emblemáticas, la denominada como Batanes 1. La conocimos hace años cuando buceamos buscando moluscos para el CSIC, ahora hemos vuelto a documentarla gráficamente para el organismo gestor.

En 2006, a petición de Rafael Araujo Armero, colaboramos con el Dpto. de Biodiversidad y Biología Evolutiva del CSIC en la elaboración del Atlas y Libro Rojo de Moluscos de Castilla - La Mancha, muestreando, mediante inmersión con escafandra autónoma, en ésta y en otras lagunas de la comunidad autónoma.

Durante las jornadas de trabajo llevadas a cabo en 2006 en el espacio protegido Complejo Lagunar de Ballesteros se pudieron observar diversas surgencias y lutoclinas tanto en el talud como en el fondo de esta pequeña laguna. Por este motivo, en octubre de 2018, contactamos con el organismo gestor para solicitar permiso y ofrecerles realizar la documentación subacuática gráfica de las mismas.

Surgencia con lutoclina

La jornada tuvo como principal objetivo la contribución al conocimiento de esta conocida laguna, especialmente en lo que se refiere al ajuste del estudio morfométrico realizado por el IGME en 2011 y la documentación gráfica de sus surgencias y de sus lutoclinas.

Como siempre, la jornada fue desarrollada bajo la estrategia de integración en el medio con actividades sostenibles, en el cumplimiento de la legislación vigente, en la seguridad de sus participantes, conservadora respecto a los valores naturales y culturales de la laguna, realizada por personal especializado y apreciada por la población. Comenzando por un acceso logístico que tuvo en cuenta le realización de un desplazamiento sostenible y una preparación del material cuidadosa con el medio ambiente.

Víctor y Dani preparando el material en la lona

Pilar y Dani preparando el material en la lona

Una vez preparados los equipos saltamos al agua de la forma más cuidadosa posible, ya que la laguna es pequeña y el impacto proporcional podía ser mucho mayor.

Pilar en el agua nada más entrar

Pilar y Víctor antes de sumergirse

Una vez en el agua, concretamos los últimos detalles y nos sumergimos. La idea era bajar generando tres trayectorias helicoidales paralelas que permitieran reconocer el 100% del talud. Nada más empezar a bajar nos dimos cuenta de que esta laguna presenta un replanamiento de travertino muy grande y sólido, con más de dos metros de potencia.

Vista general del replanamiento de travertino

Según fuimos bajando observamos que los primeros metros presentaban una masa de carofíceas en muy buen estado vegetativo y con una fracción de cabida cubierta completa.

Carofíceas en los primeros metros del talud

Estas masas de carofíceas cambiaron bruscamente en su composición a partir de los cinco primeros metros, generando una segunda corona circular que iría perdiendo vitalidad según fuimos profundizando, desapareciendo a los 10 metros de profundidad.

Segunda especie de carofíceas

Las carofíceas pierden vigor a mayor profundidad por falta de luz

A partir de los 10 metros casi no quedaban carofíceas, observándose algún golpe suelto hasta los 12 metros de profundidad. Un hecho que nos sorprendió fue observar que la presencia de filamentosas se incrementaba con la profundidad, siendo los vegetales más observados en los últimos tres metros.

Fondo del vaso sin carofíceas y con filamentosas

A pesar de haber observado surgencias en el talud, la mayor parte de ellas se encuentran en el fondo, pudiendo observarse muchas y muy bonitas. Un detalle que se puede observar en todas las fotografías son las diferencias de visibilidad entre el agua de la laguna y la que sale.

Detalle de una surgencia

Otra surgencia con menor caudal aportado

Un detalle muy singular de esta laguna es la facilidad con la que las surgencias se convierten en lutoclinas. En la siguiente fotografía se observa como por un lado surge un caudal importante y a su lado una masa de agua de mayor densidad se queda sin mezclarse con la del resto de la laguna.

Surgencia con lutoclina

En otros casos, directamente la surgencias son lutoclinas completas, observándose objetos flotando en ellas.

Surgencia con lutoclina

Una vez que habíamos alcanzado nuestros objetivos y con más de 50 minutos de inmersión, volvimos a subir siguiendo la misma trayectoria que al descender. A la hora de salir, puesto que estábamos entumecidos por el agua fría, salimos sin equipo para reducir impactos y riesgos de accidentes.

Víctor y Pilar fuera del agua nada más salir

Víctor junto a la laguna de Barraganes

Con esto habíamos acabado la jornada de campo, quedaba ahora la organización de toda la información, realizar la memoria de resultados y preparar la documentación para los Servicios de Medio Ambiente y los científicos potencialmente interesados en los datos.

Tras la visita volvimos a Madrid habiendo disfrutado mucho de esta jornada. Una vez que procesemos los datos y veamos qué falta por afinar, volveremos en cuanto podamos.

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación