Volvemos a las lagunas de El Tobar para trabajar con los nenúfares y comenzar la limpieza selectiva de sus fondos

Campañas - Contribución a la conservación del nenúfar blanco

El sábado 9 de noviembre, estuvimos en las Lagunas de El Tobar para contribuir a la conservación del nenúfar blanco en Castilla - La Mancha y a la de las propias lagunas, puesto que íbamos a comenzar la limpieza de fondos selectiva que hemos planificado en ellas.

Laguna Grande de El Tobar

Los objetivos de la jornada respecto al proyecto de los nenúfares eran tres: asegurar el prototipo de estructura de protección, comprobar el grado de asentamiento de las eneas (Typha sp.) y replantear parcelas de control para inventariar las masas de nenúfar.

Lo primero que hicimos nada más llegar fue preparar el material que íbamos a usar, después nos cambiamos y nos metimos en el agua, que ya estaba bastante fría. Aunque el río Masegar todavía no lleva mucha agua, ya se notó que había incrementado su caudal.

Víctor y Dani preparándose

Víctor y Dani preparados para irse al agua

Lo primero que hicimos fue mover el prototipo a una zona de la laguna más protegida del incremento de caudal que tengrá en pocos días.

Víctor entrando en la laguna

Víctor en el agua

Víctor y Dani en el agua

Pilar se queda en tierra tomando datos y documentando

Durante la instalación del prototipo pudimos comprobar que la masa todavía tiene frutos madurando e, inclusive, quedaban algunas flores. No obstante, la masa ya ha perdido su vigor y las hojas, especialmente sus peciolos, presentaban un aspecto más decrépito y quebradizo.

Llegamos al prototipo

Separamos la base de la estructura flotante

Desplazamos la estructura

Instalamos las guías

Comprobamos que las guías están paralelas

Una vez desplazado el prototipo, nos pusimos a replantear la parcela de inventario correspondiente a la laguna. Aunque ya lo habíamos previsto, todavía es pronto para intentar este tipo de operación. La masa está muy activa aún, por lo que, tras instalar esta primera parcela decidimos no instalar más para no generar impactos innecesarios. Ya las instalaremos cuando la masa entre en estado vegetativo y pierda las hojas.

Lo último que hicimos en esta laguna fue comprobar el grado de asentamiento que tienen las eneas en ella. Desgraciadamente ya se han establecido de forma intensa en casi todo el perímetro lagunar. En estos momentos han desplazado a los carrizos y han avanzado hacia el centro de la laguna, especialmente en su mitad septentrional. Pudimos documentar como han penetrado en la masa más pequeña de nenúfares. Esta es una noticia muy mala de cara a su conservación, ya que los nenúfares han entrado en competencia directa con ella, peligrando su permanencia en la laguna.

Estado de la masa de nenúfar

Fruto y flor de nenúfar

Eneas entre los nenúfares

Víctor saliendo de la laguna

Identificando el tipo de enea

Después nos cambiamos de laguna ya que, si bien habíamos decidido no replantear el resto de parcelas por el momento, nos quedaba reconocer las masas de nenúfar presentes en la torca de la Laguna Grande. Además, habíamos planificado realizar una primera acción de limpieza de fondos con el fin de estimar esfuerzos en el área que suponemos más cargada de desechos.

Durante el desplazamiento bajo el agua, lo primero que observamos fue la abundante presencia de desechos que hay en la zona oficial de baño. Con estos primeros datos obtenidos ya sabemos que esta zona requerirá varias jornadas completas de trabajo.

Bote de cristal bajo el agua

Al llegar a las masas de nenúfar en la torca observamos varios hechos singulares. El primero es que los rizomas de los nenúfares presentan menor vigor que en el resto de masas.

Detalle de los nenúfares de la torca

Otra de las observaciones que pudimos hacer, es que estas masas son importantes de cara al mantenimiento del talud. Aunque las demás también contribuyen al sostenimiento del talud, estas masas lo hacen de forma más acusada. Han generado auténticas terrazas de más de un metro de altura.

.

Detalle de los nenúfares de la torca

Detalle de los nenúfares de la torca

Detalle de los nenúfares de la torca

Sin embargo, también pudimos comprobar cómo las eneas se han instalado en estas terrazas, entrando en competencia directa con los nenúfares.

Detalle de las eneas ocupando el nicho del nenúfar

Detalle de lo rizomas de las eneas sobre las rocas sumergidas

Pilar y Víctor saliendo del agua

Una vez que habíamos terminado los trabajos subacuáticos, recogimos el material, triamos los desechos recogidos, comimos algo allí mismo y los tiramos en el contenedor que hay en el Tobar, antes de emprender el viaje a Madrid.

Vista de los desechos extraídos

Pilar triando los desechos

Dani y Víctor con los restos antes de salir

La próxima vez que vayamos a estas lagunas replantearemos las parcelas y limpiaremos la zona de baño.

Atentamente,
® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación.