Menú principal

Warning: Parameter 1 to modMainMenuHelper::buildXML() expected to be a reference, value given in C:\Inetpub\vhosts\gemosclera.org\httpdocs\libraries\joomla\cache\handler\callback.php on line 99

Recursos

Warning: Parameter 1 to modMainMenuHelper::buildXML() expected to be a reference, value given in C:\Inetpub\vhosts\gemosclera.org\httpdocs\libraries\joomla\cache\handler\callback.php on line 99

Conceptos básicos

Warning: Parameter 1 to modMainMenuHelper::buildXML() expected to be a reference, value given in C:\Inetpub\vhosts\gemosclera.org\httpdocs\libraries\joomla\cache\handler\callback.php on line 99

Julio. El calor empieza a afectar a las lagunas de Ruidera

Difusión del conocimiento - Jornadas interpretación Lagunas de Ruidera 2010

Viga sumergida e incrustada en el travertino a 7m. Parque Natural de las Lagunas de Ruidera. Sábado 24 de julio de 2010

Este fin de semana, quince días después de nuestra última visita, pudimos observar cómo la estratificación se ha marcado más y ha ascendido hasta los 5 y 6 metros en la ladera izquierda de la Colgada y de la del Rey respectivamente. Así mismo, también pudimos observar un incremento del fitoplancton reflejado en un claro cambio de tonalidad, observándose un color más verdoso y menos visibilidad en todas las cotas de ambas lagunas.

Otro de los objetivos perseguidos en esta visita fue la observación de algunas estructuras de madera que encontramos hace dos semanas y que queríamos observar más de cerca ya que, según nuestras estimaciones, podría tratarse de restos con más de 50 años.

La llegada al parque se hizo como siempre, temprano, tranquilos y evitando los lugares con mayor aglomeración, ya que estamos en un momento en el que el parque sufre un mayor impacto antrópico.

El parque nos recibió con un día caluroso (a las 9 había ya 25ºC), soleado, sin nubes y casi sin viento, hecho que nos hizo pensar en pocas posibilidades de encontrar secas en ambas lagunas. Aspecto que comprobamos al cambiar de laguna, o por lo menos en la parte de estas lagunas que recorrimos, ya que sólo lo hicimos en uno de los puntos más protegidos del viento.

En la Colgada

Nada más entrar al agua en la Colgada nos encontramos con los omnipresentes gambusias y percasoles, además de algún que otro juvenil de blacbás. Mientras bajábamos por el talud, pudimos ver algún ejemplar de cangrejo americano buscando restos sobre las charas. Éstas tenían un mayor grosor y densidad en cotas superiores, mientras que en las inferiores tanto su densidad como su porte decrecían. En este punto, al final de la zona litoral y ya claramente en el epilimnon, los cangrejos eran los más vistosos, encontrándolos en grandes cantidades, estimándolos entre uno o dos por metros cuadrado.

Cangrejos americanos en el fondo de la Colgada

Para conseguir pasar a la otra laguna subimos por la vertiente norte del vaso, encontrando más o menos la misma situación excepto por los visitantes que nadaban y bullían en su superficie junto al Hotel Entrelagos, lugar fuente de basuras en el fondo de ambos vasos. El paso entre lagunas estaba espectacular, con cierta corriente y en el que las especies como cachos, alburnos y percasoles abundaban esperando alimento arrastrado por la corriente.

La laguna del Rey

Nada más pasar por el tramo caudaloso del travertino pudimos observar el espectacular aspecto que presenta este punto. Un lecho muy erosionado por el régimen turbulento que ha alcanzado este punto durante gran parte del año, junto con la gran concentración de ictiofauna esperando en la corriente bajo el dosel del travertino, hacían de este lugar un sitio de parada obligatorio, turbado únicamente por la incomodidad de soportar la corriente todo el tiempo. Dejándonos arrastrar por ella pasamos a una zona donde el travertino se presenta despejado de vegetación, y en el que charas y scirpus han desaparecido este año. Con aspecto casi lunar, la presencia de cualquier objeto descubierto ha generado un cráter debido al incremento de velocidad del agua al sortearlo.

Un hecho muy desagradable fue la detección de muchos restos y ningún ejemplar vivo de náyades (Unio tumidiformis y Unio delphinus) que han sido puestos a la luz de nuevo y que se presentan desparramados entre los crateres y en el fondo cercano al mismo.

Radiador e inodoro bajo el Hotel Entrelagos

En este punto han aparecido también restos antrópicos como las estructuras que llamaron nuestra atención. Sin embargo, lo que más encontramos fue basura, desperdicios como envases de vidrio, farolas, inodoros y radiadores tirados por desalmados que no respetan un parque natural que por único todos deberíamos cuidar.

Tras tomar los datos que necesitábamos, tomamos rumbo a las surgencias para hacerles fotografías. Sin embargo, al encontrarlas nos llamó la atención que las charas no consiguen sobrevivir sobre ellas, hecho que nos hizo pensar en que el acuífero aporta aguas contaminadas que las impide sobrevivir.

Detalle de la surgencia

Pasada esta zona decidimos girar en dirección oeste y salir por un abrevadero que conocemos y que usan las especies salvajes para acceder al agua. Una vez fuera del agua, con 32ºC, volvimos a los vehículos por la pista comentando lo que habíamos visto.

Para finalizar, y mientras nos cambiábamos, recibimos la visita de dos agentes del SEPRONA con los que mantuvimos una corta pero agradable conversación acerca de los valores que presenta el parque y de la problemática que tiene su conservación. Esperamos volver a coincidir con ellos y continuar este interesantísimo cambio de impresiones de forma más tranquila.